Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Rugby

Isaac Bigio
Isaac Bigio
domingo, 21 de octubre de 2007, 00:02 h (CET)
Hoy en París es la final del mundial de rugby entre Inglaterra y Sudáfrica. Este deporte hermano del fútbol llena estadios en muchos países y en uno de los 5 continentes (Oceanía) es más popular que el balompié.

Este torneo tiene connotaciones políticas. Para el nuevo presidente francés Sarkozy un triunfo de su selección le hubiese ayudado a consolidarse pero los ingleses les eliminaron. El gobierno laborista sacó puntos cuando Inglaterra ganó el mundial pasado (2003) y se produjo el mayor recibimiento masivo de deportistas en la historia de ese país. Hoy Brown (quien perdió un ojo jugando rugby) requiere una victoria buscando salir de la peor quincena de su mandato.

Sudáfrica eliminó a Argentina, quien si llegaba a la final, hubiese hecho un choque con Inglaterra en el 25 aniversario de la guerra de las Malvinas. Un triunfo sudafricano sería muy saludado por su minoría blanca (pues ese es su deporte), mientras que la mayoría negra se prepara para ser anfitriones del mundial de fútbol 2010.

Cuando París se llena de turistas y dinero por dicho certamen y la torre Eiffel contiene un gran balón de rugby, los sindicatos aprovechan la final para golpear a las reformas monetaristas paralizando al transporte.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris