Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ley pervertida

Óscar Alberdi Sainz (Bilbao)
Redacción
viernes, 19 de octubre de 2007, 18:57 h (CET)
A golpes de no conocer la justicia me ha sido otorgado, por el contrario, el don de que me sea mostrada otra gran verdad: lo que soy. Soy una más de esas muchas anomalías que completan el montón de exquisitos cadáveres que adornan el patio trasero de los juzgados; al que son arrojadas en forma de anónimas sentencias, una tras otra, apilándose para abonar el siempre por arar extenso campo del derecho . Uno de esos imperfectos capullos adornados con espinas que un juez ha puesto a secar entre las paginas apergaminadas del gordo libro de la jurisprudencia.

Nunca quise formar parte de ese embrollo, lejos estaba yo de querer delinquir (incluso hoy ni se me pasa por la cabeza) pero para no perder la razón, por las circunstancias, me vi forzado a buscar un experimentado abogado en vez de un psiquiatra (aunque mejor hubiera sido un cura) que a su vez me propuso un procurador, necesario para que el juez y el fiscal no me oyeran a mi sino a él, que hablaría en mi nombre. Yo me tenía que conformar con responder respuestas y solo cuando se me preguntara. Primero fui reo, luego, mucho mucho mas tarde, agotado por la interminable espera, me convertí, con ganas de acabar, en galeote y engrose la larga lista de condenados que mueven esta nave enferma que es la ley, engrasándola con nuestras penas para que tenga sentido su existencia. No hay guerra hasta que no haya muertos ni cárcel sin jueces.

Había sido acusado por un delito para el que hoy día no se tiene en cuenta la presunción de inocencia, para el que no existen garantías procesales e incluso en el que se conculcan derechos constitucionales como la no discriminación por el sexo. En este país hay juzgados que no recogen denuncias dependiendo de lo único que nos diferencia a hombres y mujeres.

Quizás, dentro de años, muchos años, incluso lustros, una ley de memoria histórica presentada por un partido político que quiera ganar unas futuras elecciones aprovechando el clamor popular ( en esta piel de toro sin clamor no se hace nada y la mayor parte de las veces sin clamor también) ante el relato de tanto sufrimientos, de tantos hombres que se vieron apeados por sentencias ejemplarizantes más que morales del derecho a ser padres; que perdieron como aquellos que se empeñaron en defender en este estado el pleno derecho, ese que es universal, que no se adapta según las circunstancias y necesidades de los políticos, que protege tanto a hombres como a mujeres ya que ninguno estamos libres de las injusticias. Quizás entonces se me resarza, aunque no sé como de no recuperar ver a crecer a mi hijo ni de mis presentes penalidades. Pero como digo, puede que sea dentro de muchos años y si no vivo para verlo me queda la misma satisfacción de los que morían en el circo romano de haber servido de mártir para cambiar una injusticia.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris