Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Cómo quitarse las otras legañas diarias

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 19 de octubre de 2007, 00:46 h (CET)
(O DESHACERSE DE LA NECEDAD HODIERNA)

A Pilar, una de las tres cariátides o carismáticas columnas móviles de la biblioteca municipal y pública de Algaso (Tudela), por la sencilla razón de que hoy, jueves, 18 de octubre de 2007 cumple años; ergo, con y desde el cariño, ¡muchas felicidades!

“Tengo la firme convicción, avalada por años de observación y experimentación, de que los hombres no son iguales, de que algunos son estúpidos y otros no lo son”. Carlo M. Cipolla

(Casi) todas la datas del año, al caletre que gasta (y acaso hasta gesta) o pesquis que usa (con huso metafórico, por supuesto) servidor (usted, desocupado –como he constatado en plurales ocasiones- lector, ya sabe, para unos, E. S. O., un andoba de Cornago; para otros, Otramotro), tras darme la asidua, despertadora y tibia ducha diaria y tomar el reparador y proverbial desayuno, a base de zumo de dos naranjas y un limón y cereales bañados en abundante café con leche, le vienen (porque acuden indefectiblemente a su encuentro, por simple cuestión de hábito, sin haber sido convocados, sin haber sido solicitadas sus presencias) los dos versos (endecasílabo y pentasílabo) que inician un poema (que contiene mucho zumo y da un juego pintiparado y variopinto) de don Miguel de Unamuno y Jugo: “Leer, leer, leer, vivir la vida / que otros soñaron”.

Como suelo hacer cada tres, cuatro o seis meses (en esta ocasión, se trata de un semestre), este otoño le aconsejo lo mismo que le recomendé la pasada primavera, que lleve a cabo hoy semejante labor a la que acometió ayer, parecida tarea a la que realizará mañana, esto es, que no pase el día sin que haya leído, al menos, cien páginas y sin que haya hilado siquiera diez renglones, aunque los repute/n torcidos, acciones con las que algunos, entre quienes me cuento, conseguimos quitarnos las otras legañas diarias y contribuimos a deshacernos definitivamente de la sandez hodierna, que gravita sobre todo ser humano y a toda persona, como si se tratara de su propia sombra, sigue.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris