Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La precariedad de los madrileños

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
martes, 16 de octubre de 2007, 23:13 h (CET)
Según datos de la propia Comunidad de Madrid, la renta per cápita media de los madrileños se sitúa en 13755 euros brutos anuales, es decir que la media de los madrileños nos llevamos mensualmente al bolsillo unos 975 eurillos para nuestros gastos. La propina de los niños ricos. Un tercio de la población madrileña –más de dos millones de personas- vive en situación de pobreza relativa. Por otra parte, el 85 % de los trabajadores madrileños están descontentos con su trabajo.

Conocidos estos datos sólo cabe preguntarse si hemos elegido bien el modelo de sociedad en el que vivimos ¿Puede uno sentirse henchido de fervor patriótico cuando apenas tiene para comer e ir a trabajar? ¿Cómo se puede pensar en corregir el fracaso escolar cuando más de la mitad de los hogares carecen de un mínimo de condiciones para hacer posible el trabajo de los estudiantes? No nos faltarán teléfonos móviles o cualquier otro objeto de consumo que se pueda pagar a plazos, pero carecemos de los bienes más importantes para llevar una vida digna: una ocupación gratificante y recursos suficientes para ofrecer un proyecto de futuro a nuestros hijos. Eso sí, la burguesía madrileña pude presumir de yate en Sotogrande. El sistema en el que vivimos es profundamente desigualitario y de difícil encaje en un sistema democrático. Si en nuestra democracia no va a ser posible poner coto a la libertad de mercado, habrá que empezar a pensar en cambiar de democracia.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris