Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Memoria histórica; Seamos Francos

José Luis Palomera
Redacción
martes, 16 de octubre de 2007, 23:13 h (CET)
Aún hoy casi un año después de no asir la cuchara con los pies en un último y desesperado intento por sazonar los asientos de una ley de mesa y vino que se denomina, casi nada, “ley de memoria histórica” continúo sin tragarme el enorme furor que este gobierno de recio socialismo y otros representantes del “exterminador de Paracuellos” pone en sacarla de la cazuela del Hemiciclo.

Sinceramente no sé lo que busca..., se me ocurre que tal vez, desenterrar algunos huesos y calaveras para pulirlos en colores carmesíes, o quizás examinar los gusanos de los difuntos por si padecen la fiebre del moquillo.

No sé, tal vez sea para restituir lápidas de mármol por otras de metacrilato, o triturar algunos huesos que contengan estrellas de cinco puntas, o más.

También podría ser para recolectar óbolos de los malos, o escupir las calaveras de sus enemigos...

Qué sentido puede tener para el gobierno de un país que las pasará canutas, muy canutas, a poco más que suban las hipotecas, que subirán, mandar “quemar las esfinges del pobre difunto en monumental hoguera inquisidora junto al palacio de la Moncloa”.

No lo sé, sinceramente he de ser Franco, no lo sé. Lo que sí sé es lo que no harán jamás, lo que no harán es ser Francos a la hora de juzgar, ellos, carnes con ojos vivos hoy, el aire ya viciado de la historia de ayer.

No obstante, he de dejar claro que si se ordena retirar toda imagen de Franco, lo lógico también sería retirar los monumentos de algunos ilustres agitadores, causantes de la revuelta popular que acabó en guerra civil. Uno de los más llamativos sin duda fue el agitador de masas, socialista él, llamado Largo Caballero. Para ejemplo lean una de sus muchas arengas:

“Cuando el Frente Popular se derrumbe como se derrumbará sin duda, el triunfo del proletariado será indiscutible. Entonces estableceremos la dictadura del proletariado, lo que… quiere decir la represión… de las clases capitalistas y burguesas”.

¿Qué me dicen de este párrafo? “Entonces estableceremos la dictadura del proletariado...” Sin comentarios.

Y qué decir de Sabino Arana y de otros catalanistas que se empeñaron en hacer de España trizas para quedarse ellos lógicamente con la mejor parte. De estos y de otros muchos intolerantes dictadores caseros, también se debe quemar sus atriles, y no sólo del hombre que fue cabeza de la defensa de muchos españoles no republicanos a los que se les robaba e incluso se les asesinaba en una España sumergida en el caos y la anarquía. Una España rota dirigida por analfabetos, agitadores, proletariados, ignorantes y otros republicanos de pacotilla tan dictadores o más que cualquiera si hubiera tenido ocasión.

Estos pánfilos gobernantes nuestros - que desgraciadamente el ser humano sufre desde que se instauró un sistema el cual permite que un minúsculo grupo tenga suficiente poder para poder gobernar una nación- no saben, ni tan siquiera son capaces, de poder intuir que “las guerras no las empieza quien se defiende, sino quienes las provocan” y el provocador de la Guerra civil española sin ningún genero de dudas, se mire como se mire la historia, fue el gobierno salido de las elecciones del 36 y su compañeros de viaje nacionalistas y otros menesterosos disertantes que jamás les interesó otra cosa que separarse de España, llevándose toda la riqueza para sus adorables becerros nacionalistas.

Por otro lado, el significado de memoria histórica es tan complejo que intentar abrir por ley, como desea esta banda de politiqueros que nos ha tocado “en rifa marzera”, es de una demencia mental insuperable, porque digo yo ¿qué memoria pretenden restituir?

¿La de los vivos?
¿Los muertos?
¿Los buenos, los malos, los heridos, los lisiados, la de los generales, la de los sacerdotes, la de los proletariados o quizás todas a la vez?

No se darán cuenta estos gallinfos chaqueteros y otros pollíticos que la memoria de lo acontecido es interesada siempre en parte acontecida además de que la memoria es de cada cual e intransferible.

Supongamos que deseamos saber lo que sufrió y padeció el pobre abuelo del señor Rodríguez, lógicamente en sus memorias constará lo que le hicieron pero obviará lo que él hizo, ocurrirá igual con cada sujeto que consultemos, es imposible rescatar memorias históricas cuando la historia es arte y parte del propio narrador, es decir, el ser humano..

En cuanto a lo de tachar de dictador al señor que dictaba porque una gran mayoría del pueblo deseaba que siguiera dictando, no se ajusta a la realidad ya que los dictadores en todo caso serían aquellos -más de la mitad de los españoles- que ante las avalanchas de progresistas, terroristas, bandoleros, separatitas -véase la situación de la España actual- que pululaban por esta tierra, apuntalaban al dictador antes que jugársela de nuevo con progresistas chapuceros, véase GAL.

Actualmente los continuistas de la política franquista, es decir, la política de una España unida de todos, para todos y solidaria con todos, son tan democráticos como el que más.
Hoy España es lo que es porque una gran mayoría de españoles apoyó a Franco, de no ser por eso, hoy España estaría, sin ningún género de dudas, fragmentada en varias naciones y conociéndonos como nos conocemos, posiblemente todavía andaríamos a pedradas, tiros y bombazos que te parió.

Personalmente no me queda duda y aquel que precise ver la realidad neutra seguro que tampoco, de que la ley mal llamada de la memoria histórica, únicamente tiene un fin: desenterrar verdades y sepultar falsedades, las falsedades de los correligionarios del socialismo y otros liberalismos marxistas de antaño. Los cuales jamás de los jamases supieron digerir que tuvieron el poder para hacer una España fuerte, unida y justa y se les fue por los derroteros independentistas, segregacionistas, embaucadores de proletariados y otros.

Estos de antaño y los de hoy sus herederos no cesarán de doparse de mentiras hasta convencerse de que aquello no pasó, de que aquella guerra entre hermanos la provocaron otros a sabiendas de que ellos, únicamente ellos y sus memorias podridas de revanchismos fueron los desencadenantes de una guerra civil que se pudo evitar si el gobierno salido de las urnas en el año 36 no se hubiese liado con los intolerantes comunistas, republicanos rancios y otros independentistas voraces.

Este gobierno, que también le padecemos los que no queremos padecerlo, es mi caso, yo no deseo ni este ni ninguno - mi opción es la gestión-, es incluso más visceral y peligroso que aquellos correligionarios suyos que nos liaron a todos en guerra fraticida.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris