Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

La rebelión de las masas

Xabier López de Armentia
Opinión
martes, 16 de octubre de 2007, 23:13 h (CET)
Banderas en lo alto portaban aquellos que gritaban palabras cargadas de lágrimas, sangre y dolor. Al hombro izquierdo levantado se adherían brazaletes negros en señal de luto por aquellos que murieron con la palabra en la boca por defender la libertad de expresión de un pueblo.

Estas palabras bien pueden ser la síntesis de la mayor parte de los conflictos que asolaron y asolan las tierras de este planeta. Hermanos contra hermanos, pueblos contra pueblos, siervos contra señores, agricultores contra reyes, trabajadores contra patrones. Un sin fin de conflictos de diversa índole suceden cada día sin que nosotros, sus vecinos, nos enteremos o nos queramos enterar.

60.000 mercenarios en Irak y millones de civiles de muertos; un Estado desmembrado y un futuro que ni los más optimistas atisbamos a ver con un final feliz. La ofensiva imperialista cobra hoy en día tanto peso como en plena colonización africana. Siglos atrás, los imperialistas se lanzaban a la guerra por la ambición de sus corrompidos líderes y por ser más que el vecino. La posesión de tierras se erigía como símbolo de fuerza. Ahora, en cambio las invasiones se declaran por cualquier motivo pero con un fin oculto a la opinión pública. Invaden países por amenazas terroristas cuando su fin último es la captación de recursos minerales que les proporcionen mayores riquezas o simplemente el vil juego de la justificación armamentística. Porque a nadie creo que le sorprenda que EE.UU. es el mayor productor de armas a nivel mundial y que esas armas deben ser remplazadas por unas nuevas. ¿Qué mejor manera que estar constantemente en conflictos bélicos para justificar la creación imparable de nuevas tecnologías aplicadas a la guerra y un sin fin de morteros, aviones militares y carros de combate con miras telescópicas que hasta desnudan a sus blancos?.

Mientras la guerra sea un negocio para unos, jamás estaremos tranquilos. Una guerra no es sólo una guerra, es la puerta abierta a la barbarie. El ataque de unos se convierte en la memoria de otros, la memoria alcanza a la rabia y esa rabia engendra la respuesta a un ataque. Esa respuesta llamada terrorismo, no es más que la consecuencia de las decisiones tomadas por unos pocos sobre una mesa de cristal degustando sus paladares esa copa de coñac, acompañada por la estela que deja el humo de ese puro que fuman con pasividad.

La retórica de sus discursos se vuelve omnipresente en las cabezas de sus ciudadanos que atónitos responden afirmativamente a sus peticiones. Cursos acelerados de manipulación y demagogia a las 3 de la tarde y un libro para sus noches plagadas de insomnio, “adoctrinamiento de las masas”.

Estas palabras no son más que una crítica a la clase política vigente. Aquellos que se hacen llamar políticos, que nunca estuvieron al servicio de sus ciudadanos dirigen sin embargo el futuro de todos nosotros.

Tarde o temprano las cosas cambiarán y la rebelión de las masas dejará de ser el párrafo de libro para convertirse en el principio de un democrático presente.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris