Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Ataque mediático contra los patriotas de la bandera

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 16 de octubre de 2007, 23:13 h (CET)
¿Por qué será que estos de las izquierdas se ponen de los nervios cuando la derecha evoca sus símbolos? ¿Tan malo es ser un patriota español, para que cuando se menciona en alto se esgriman las lanzas de la progresía y se desaten las furias de los separatistas de pro? Nadie se hubiera podido figurar que unos miles de banderas, exhibidas el dia 12-O en Madrid y un video del Jefe de la oposición – la única oposición que existe hoy para oponerse a los socialistas del señor Rodríguez Zapatero con toda su secuela de seguidores: separatistas vascos y catalanes y el inefable señor Llamazares de IU quién, por mucho que se esfuerce, no logra enterarse de que vive en el siglo XXI y no en la Rusia de los años treinta – les hicieran tanta pupa a estos recalcitrantes enemigos de la bandera española, de la unidad de España y de la pervivencia en el país de varios millones de católicos ( mal que a muchos les pese). El hecho de que en los EEUU nadie encuentre extraño que cualquier hijo de vecino tenga a la vista una bandera americana y que, en Francia,cualquier ciudadano, al que se le pregunte, se sienta orgulloso de su bandera tricolor; no parece que se haya contagiado a esta especial clase de ciudadanos que integran esta sociedad mezcla de funambuleros, antisistema, separatistas, okupas, seudointelectuales, gays y lesbianas y periodistas izquierdosos; a los que se les pueden añadir todos los resentidos que, a través de los años, han sido incapaces de digerir el resultado de la Guerra Civil.

Creo que esta característica de las izquierdas españolas, tan alejada de las de otros países, donde han ido evolucionando con el progreso y son capaces de comprender que sin una economía fuerte, sin unas empresas modernas y un personal especializado no hay posibilidades de sostener un estado del bienestar; está motivada por varios factores: el primero que los españoles somos muy reacios a reconocer nuestros propio errores; en segundo lugar que somos muy dados a restar los méritos de los otros y, en cambio, a considerarnos minusvalorados por los demás; en tercer lugar tenemos un pecado capital , y debemos reconocerlo paladinamente, somos un país de envidiosos. Entre los españoles, donde hay ciudadanos capaces de las más heroicas proezas, también existen los resabiados, los que cultivan el rencor que, cosa rara, se va trasmitiendo de generación en generación, como entre los Montescos y los Capuletos de la Verona medieval, de tal forma que, los últimos recipiendarios de la ojeriza hacia los otros, en este caso las derechas, ignora, en muchos casos, el porqué de aquel odio, pero sabe que debe conservarlo porque forma parte intrínseca de su misma naturaleza.

Cuando uno lee en los periódicos titulares como “Rebrote patriótico” y repasa el contenido de determinados artículos de prensa, firmados por personajes importantes del periodismo y se da cuenta de que, en forma similar, se van repitiendo en otros medios los contenidos y los ataques hacia una determinada formación política; empieza a pensar que se trata de algo más que de una casualidad. Es evidente, y ya lo he escrito en otro de mis artículos, que, en esta ocasión la derecha le ha hecho mella en una parte sensible de la izquierda. Los toques a rebato en el PSOE y la campaña de prensa orquestada por sus medios afines (el 90% de la prensa española y casi el 100 de las televisiones) nos hacen suponer que las huestes socialistas andan soliviantadas, como las abejas de una colmena se irritan si alguien las molesta con un palo. El sacar a colación a José Antonio Primo de Rivera, como hace el señor Abián de La Vanguardia, o hablar del sistema nazi de Hitler o del Robespierre de la Revolución francesa, como ejemplos de lo malo que puede ser el patriotismo a mi me parece, como menos, una estupidez. Si quería hablar de jurados populares y del peligro que entrañan para las personas de orden no hacía falta que se fuera tan lejos, le bastaba, si es que conoce algo de la historia de España, llegarse a principios de 1936, en febrero concretamente, cuando ganó ilegalmente las elecciones el Frente Popular, y echarles un vistazo a los “jurados populares” que se establecieron en Barcelona y a los miles de “sentencias” que se dictaron de viva voz en virtud de las cuales fueron asesinados a mansalva miles de personas de derechas. No caiga el señor Abián en la trampa de citar a quien le conviene y dejarse dentro de la olla los garbanzos negros que prefiere no ver.

Puedo entender que, como catalán, me temo que de los de la “ceba”, le moleste que se exhiba la bandera española; puedo comprender que esté enrabietado por el tanto que les ha colado Rajoy a los separatistas y al PSOE, pero de esto a convertir a los que nos consideramos españoles, que amamos a España –que no creemos en su fragmentación y que estamos por que la Constitución de 1978 sea respetada en todos sus términos y que ninguna autonomía, ni la catalana ni la vasca sean preferidas a las otras ni que se les de la parte del león de nuestros impuestos – en objeto de sus críticas; señor Abián, hay una gran distancia. Comparar a Bakunin con Rajoy es algo más que pasarse, ¡es cometer un sacrilegio! Verá, yo le voy a recordar como se trataron a los Troskistas del POUM en Barcelona y lo que le hicieron al señor Nin y no fueron, precisamente, las tropas de Franco las que los masacraron, fueron los que estaban al mando de la Segunda República y su señor Companys quienes permitieron la masacre. Y ahora, señor Abian, si me lo permite le voy a hacer una pregunta, ¿acaso no es usted un patriota catalán?, ¿ama usted a su señera? O, ya que estamos de preguntas, reconozca una cosa,¿le gustaría que le tacharan de Hitler por lo de la Semana Trágica en Barcelona o por los asesinatos cometidos en el barco Ecuador? No me salga con peteneras y se una a estos que se empeñan en tergiversar la historia negando los desmanes de las Juventudes socialistas, la CNT y la FAI que no eran precisamente como los patriotas que tanto le molestan. Si no quiere que se soliviante la gente no sea usted quien le meta el dedo en el ojo.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris