Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Selección reproductiva

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 15 de octubre de 2007, 21:51 h (CET)
Sin profundizar excesivamente sobre el funcionamiento de las clínicas de reproducción, no parece que paliando la infertilidad de las parejas o la imposibilidad en homosexuales haya sido suficiente para incrementar la escasa natalidad española.

Sin escarbar en el drama de la infertilidad, me ha incitado a una profunda reflexión las palabras del coordinador del banco y director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de Valencia, Nicolás Garrido. En una especie de apología de la selección reproductiva asegura el coordinador "que tener hijos con el semen de un donante es mucho más seguro que tenerlo con tu propia pareja". Selección reproductiva de la especie humana es precisamente eso, que si ahora solo rigen criterios de sanidad o incompatibilidad, en tiempos de relativismo moral mañana ya se sabe. Algo también me recuerda a determinadas soluciones finales, el decir que los reconocimientos minuciosos de los donantes incluyendo el historial familiar de hasta tres o cuatro generaciones para descartar alteraciones genéticas graves transmisibles a la descendencia, no se hacen por el contrario a los maridos o compañeros de futuras madres. Según este criterio para tener hijos sanos pasaría a ser controlado por leyes de reproducción asistida o por certificar la sanidad de los futuros padres en varias generaciones, ante del matrimonio y la procreación. La esterilización podría ser el método utilizado para que estos individuos no pudieran dar hijos con enfermedades. Recordemos los experimentos esterilizadores en un determinado pueblo considerado inferior y enfermo. No quiero polemizar sobre este espinoso asunto, pero ciertas justificaciones a veces albergan potentes herramientas que socavan la dignidad humana. Y dar la vida es una de las mayores.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris