Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los símbolos

Carlos Roces
Redacción
lunes, 15 de octubre de 2007, 21:51 h (CET)
Con las normas que se vienen dictando sobre la supresión de símbolos, no está claro si son fruto de los mala fe o de la ignorancia.

Los responsables o irresponsables de estas decisiones pueden ser considerados como revanchistas o como incultos. Pues no saben lo que representan en la Historia de cualquier pueblo o nación, tanto los monumentos como los escudos; las banderas y gallardetes como los elementos escultóricos o arquitectónicos.

A través de los siglos, el yugo ha venido significando la unión. La Unidad. La clara idea de Nación unida. De unos ciudadanos de una misma nacionalidad, Con Una Patria; con una Bandera. Con una identidad diferente a otros ciudadanos.

Al conseguir la Unidad de España, los Reyes Católicos adoptaron el Yugo y Las Flechas, de reminiscencias del Imperio Romano, según algunos historiadores. Unos símbolos que ya existían en España con anterioridad.

Junto con la Cruz de la Victoria, los escudos de León y Castilla, como símbolos de esa España, llegaron a todos los territorios donde alcanzó el Imperio Español.

(En el escudo de Puerto Rico se conservan los símbolos de los Reyes Católicos)

Después de la Guerra incivil Española, cuando se recuperó la Unidad de todas las provincias, se recuperaron los símbolos de aquella unión de España.

En este momento histórico de retroceso, de pérdida de idea de Patria, de luchas fratricidas, de reivindicaciones separatistas medievales, la estulticia invade los foros de debate. Ya no es el Poder Legislativo de un Parlamento. Estamos sufriendo las consecuencias de la cobardía de muchos y de la osadía criminal de unos pocos, que nos empuja hacia la disgregación... Sin Unidad. Sin Patria... y sin Dios.

¡Fuera símbolos! ¡Abajo los crucifijos! ¡Fuera imágenes1

Y ahora, en el colmo de la insensatez, se castigará a quienes se nieguen a acatar estas Disposiciones extemporáneas.

No se trata de lamentaciones por la amenaza de unos males. Más bien de un intento de ver la realidad histórica y de reflexionar, aquí y ahora, sobre lo que se nos viene encima, por la mala fe o la ignorancia de quienes ostentan el Poder temporalmente.

Mientras distraen al personal con cortinas de humo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris