Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con permiso  

Sanz, Serrat y Sabina, conciertos en Bananozuela

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 14 de octubre de 2007, 22:01 h (CET)
Después de cerrar las emisoras de televisión que no le gustan, Chávez se ha envalentonado, le ha cogido gustillo al asunto de prohibir y ha prohibido un concierto de Alejandro Sanz que se iba a celebrar en “El Poliedro” de Caracas. A mi edad este cantante me sobra, no me interesa lo más mínimo y apenas sé de él aquello que sin pretenderlo me entra por los ojos cuando voy en busca de otras noticias. Pero eso de que a alguien le prohíban ofrecer un concierto me retrotrae a la peor época de la dictadura franquista, cuando tantos cantautores se quedaban con las ganas de actuar ante el público, casi siempre en la universidad española. Los que ya tenemos determinada edad nos acordamos de todo ello, así como de las algaradas que a continuación se preparaban en el campus.

Pues eso, que este buen cantante se quedó con las ganas de cantar. En días pasados, “El Poliedro” de Caracas pasó a ser administrado por el ministerio de Educación Superior de Bananozuela y empezaron los rumores sobre posibles "represalias". A pesar de ello las entradas estaban vendidas y hasta se había colgado el ansiado cartel de “No hay billetes”. Pero llegó el poder político y dijo que aquello no podía pasar, que estaba prohibido porque sí. Chávez puro, ya digo.

Todo ello porque en una visita anterior, en 2004, Sanz manifestó que si tres millones de personas le pidieran que no cantara pues que no cantaba, que se iba a otra parte y en paz. Claro, a él nunca le pidieron tres millones de personas que se fuera, pero a Chávez se lo acababan de pedir, tres millones de venezolanos habían firmado para solicitar un referéndum revocatorio de su mandato. Y el orangután dictador de Bananozuela se tomó muy a mal el comentario del cantante español y, demócrata que es hasta la médula, debió decir aquello de “arrieritos somos, chavalete”. Y a la primera ocasión que se ha presentado ha enviado a su ministro de Educación Superior, Luis Acuña, a cerrarle las puertas de El Poliedro” a Sanz: "Ese espectáculo de Alejandro Sanz no va (...) porque no". Y acusó a Sanz de "despotricar" contra el presidente Hugo Chávez. Purita democracia, oiga usté. Democracia bananera, quiero decir. Bananozuela

Pues dentro de muy poco, el nueve de noviembre, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina y dentro de su gira “Dos pájaros de un tiro” van a ofrecer un concierto también en “El Poliedro”. Ellos que tanto saben de luchar contra la represión, de luchar contra el franquismo, de luchar por la libertad de expresión, ellos que tanto deben a la Democracia.... ¿tendrán los santos “bemoles” de cancelar su concierto en solidaridad con Alejandro Sanz, en protesta por la dictadura, en favor de la libertad de expresión? ¿Ustedes qué opinan?

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris