Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El Orfanato': Hambre de Óscar

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
jueves, 29 de noviembre de 2007, 04:58 h (CET)
Luz de Domingo, de José Lúis Garci, Las Trece Rosas, de Emilio Martínez Lázaro y El Orfanato, del debutante J.A. Bayona fueron las películas que lucharon hasta hace poco por representar a España en los próximos Oscars. Como ya sabrán, la Academia del Cine se decantó por el título protagonizado por Belén Rueda para detentar tamaña responsabilidad. El hecho de que un órgano tan apergaminado en sus gustos y rancio en su antiamericanismo deposite su confianza en una film de clara vocación comercial con unos referentes estéticos y narrativos tan arrebatadoramente hollywoodienses puede leerse de diferentes formas: desde el aperturismo hacia un público pocas veces seducido por las propuestas patrias, hasta la hipocresía más abyecta o la pura y dura claudicación. En cualquiera de los casos, no cabe duda de que esta vez han acertado, ya que si de lo que se trata es de ganar algún Oscar, nada mejor que enviar al otro lado del charco un film con posibilidades reales de alzarse con el trofeo.

Al igual que El Laberinto del Fauno o Los Otros, El Orfanato recurre a imaginerías fantásticas muy en sintonía con el espectador medio como estrategia de ataque. No innova demasiado, especialmente en lo que a su desarrollo dramático se refiere, pero al menos juega sus cartas con elegancia, sabiduría y buen hacer. J.A. Bayona se mueve como pez en el agua por la cuerda floja del mimetismo hacia los clásicos del subgénero de casas encantadas (The Haunting, Suspense!, Al Final de la Escalera) y el deslumbramiento formal de una puesta en escena que, a pesar de algún que otro efectismo facilón, logra convencer por su incuestionable solidez y su fantasmagórico hálito poético.

La historia la hemos visto mil veces (y gran parte de los diálogos, también), sin embargo, el director nos la ofrece trufada de interesantes resoluciones visuales más allá del manierismo, de tal manera que cuando el relato llega a su fin, uno se queda con un grato sabor de boca porque, por una vez, lo de que no tenemos nada que envidiarle a Hollywood deja de ser un soniquete resentido para convertirse en una sentencia con gran razón de ser. Que Belén Rueda borde su papel de madre desquiciada en una epifanía alucinante de lo que significa volcarse con un personaje, no hace más que redondear un conjunto ya de por sí bastante por encima de la media.

Ahora bien, conviene no dejarse llevar por la inercia de la excelente El Laberinto del Fauno para evitar que en el futuro estos destellos de esperanza terminen convirtiéndose en fórmula, o en otras palabras, tal vez exista algún camino alternativo entre la asunción total del discurso cinematográfico norteamericano, y el regodeo orgulloso en el fango del cliché nacional. Mientras Bayona, Fresnadillo y el resto de nuestros escasos realizadores con talento tangible porfían en encontrarlo, nunca está de más ir ganando un par de Oscars para abrir boca.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris