Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

'Alimentación' afectivo-sexual

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
domingo, 14 de octubre de 2007, 00:58 h (CET)
Acabo de bajarme de Internet los folletos de educación sexual que la Generalitat Catalana piensa, si no lo ha hecho ya, repartir a los niños catalanes entre los 10 a 11 años ('A mi también me pasa ¿y a ti?) y para los adolescentes entre 12 y 16 años ('Háztelo tuyo').

Después de leerlos atentamente -con una jofaina a mi vera para vomitar de vez en cuando- debo afirmar que ya no solo fomentan las relaciones sexuales precoces sino que se recrean a base de dibujos y comentarios en una saturación de impulsos y vejaciones sexuales inaceptables para buen estado afectivo sexual de nuestros hijos.

Les pongo unos ejemplos de lo que niños de tan solo 10 años tendrán que leer en estos folletos:

“La sexualidad la puedes vivir también explorando tu cuerpo, tocándote y dándote placer a través de la masturbación... Te produce sensaciones calidas, agradables y excitantes”.

“En un futuro más o menos lejanos llegará el momento que estarás preparado y desearas mantener relaciones sexuales. Cuando llegue este momento, recuerda utilizar el preservativo para evitar infecciones de transmisión sexual, el sida y los embarazos”

“Sexo oral: acariciar con la boca y la lengua el pene o la vagina”

Si esto les parece inadecuado y aberrante, esperen a leer lo que les enseñan a los de 12 años:

“Tenemos nuevos intereses, nos sentimos muy bien con nuestros amigos, pero nuestros padres parece que no acaban de entenderlo. Muchas veces nos continúan tratando como niños…De repente es como si viviéramos en dos mundos y hablásemos lenguajes diferentes….”

“¿Cómo puedo protegerme de la infección `por VIH/Sida? Haz el amor sin penetración…como también utilizar siempre el preservativo en las relaciones sexuales con penetración (anal/vaginal) y en el sexo oral para preveniros de los embarazos”.

Modo de colocar un preservativo masculino y el preservativo femenino con dibujos y comentarios.

“Felacion: sexo oral practicado a un hombre (Pene-boca) con eyaculacion o sin ella”

“Petting: intercambio de muestras de afecto en un juego amoroso y placentero: besarse, acariciar, hacer masajes…, todo esto, que os venga de gusto hacer por la pareja sin llegar a una penetración. Es una buena manera de practicar sexo sin riesgos, evitando el embarazo y algunas ITS.”

Repugnante.

Los que tenemos hijos sabemos que una buena alimentación desde los primeros meses de nuestros hijos es fundamental no solo para un crecimiento sano, sino para su desarrollo psíquico y social.

Dicen los expertos que “Si el niño está o no bien alimentado durante los primeros años de vida, puede tener un efecto profundo en su salud, así como en su habilidad para aprender, para comunicarse, pensar analíticamente, socializarse efectivamente y adaptarse a nuevos ambientes y personas”

Por eso es tan importante añadir progresivamente los alimentos según la edad y las necesidades de su cuerpo. Sería una aberración – digna de amonestación por los servicios sociales- que una madre no siguiera unas pautas en la dieta. Es decir, que de la leche materna se pasara a la leche de continuación, a los cereales sin gluten, papilla de frutas,…hasta llegar a la carne, el pescado y el huevo.

¿Se imaginan a un bebe de meses comiéndose un filete? ¿Verdad que no?

Pues si la alimentación es tan importante para nuestros hijos, ¿como no controlar y adecuar el goteo constante y progresivo de la “alimentación” afectivo sexual que debemos dar a nuestros hijos según su edad y su madurez afectiva sin destruir su autoestima, su carácter, su aprendizaje y, lo que es más importante , su conducta con los demás?

Me parece que no somos conscientes de que esta educación sexual precoz de nuestros hijos por parte del Estado es intolerable y sus contenidos sufiencientemente aberrantes como para acudir a los tribunales de justicia y acusar a los responsables públicos de maltrato psicológico o emocional, esto es, “toda aquella acción que produzca un daño mental o emocional en el niño, causándole perturbaciones de magnitudes suficientes para afectar la dignidad, alterar su bienestar, o incluso perjudicar su salud“

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris