Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Amor británico

Isaac Bigio
Isaac Bigio
domingo, 14 de octubre de 2007, 00:58 h (CET)
Muchos países tienen modelos políticos o económicos inspirados en Londres. Ahora los partidos del gobierno y de la oposición en el Reino Unido pueden mostrar un ejemplo al mundo de cómo sobrevivir robándose mutuamente el ropaje de sus contrincantes.

En 1997 los laboristas volvieron al poder luego de 17 años de gobiernos conservadores tras haber abandonado sus originales planteos socializantes y moverse hacia el thatcherismo. Tras perder 3 elecciones generales consecutivas los conservadores iniciaron su recuperación cuando dejan el campo de la derecha dura y emigran al centro eligiendo como su líder a David Cameron, alguien que imita el estilo de Tony Blair y varias de sus medidas ‘ecologistas’ y ‘humanistas’.

El nuevo premier Gordon Brown logró revertir el crecimiento de Cameron y quiso ganar puntos apareciendo al lado de la Thatcher. Apenas los conservadores se fueron recuperando en las encuestas propiciando una reforma tributaria el gobierno les copió casi todas sus propuestas fiscales con el fin de anularles.

‘Rojos’ y ‘azules’ tienen una guerra para ver quien de ellos aumenta su popularidad hurtando varios de los atractivos de sus rivales. Ambos partidos, a su vez, mantienen un sistema de elección uninominal en el cual solo se permite que haya dos grandes fuerzas en el parlamento y que se alternen en el poder, con el cual ambos también la ‘roban’ la posibilidad para que otros partidos irrumpan a sus flancos.

Si en los Andes se habla de un ‘amor serrano’ donde ‘más te pego más te quiero’, el amor de las élites británicas parecería basarse en la premisa; ‘más te robo más te quiero’.

Este ‘modelo’ ha ayudado a que el laborismo haya roto con su pasado izquierdista y a que los conservadores se distancien de la derecha tradicionalista. La mutua cleptomanía política podrá ayudar a generar consensos pero también genera un descrédito en la partidocracia.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris