Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

La Venus, entre nubes, de Bastión (II)

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 13 de octubre de 2007, 00:13 h (CET)
(Sigue el de ayer.)

“El perdón es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe”. William Shakespeare.

Traigo aquí, por si le sirven a usted, desocupado lector (porque reconozco que a mí, sintiéndolo mucho, tras darles muchas vueltas, a la postre, no me han servido de nada), las líneas que trenzó otrora Félix Unamuno (si no marro, con ocasión de una de las plurales rupturas que jalonaron la tortuosa y tormentosa relación que mantuvo con su alma gemela y media naranja, Soledad Ríos): “Te agradezco sobremanera, de veras, que hayas tenido una gentileza ciclópea o colosal y una paciencia inagotable e ilimitada conmigo; y que me hayas ayudado a comprender y/o enseñado que el Amor es de balde, o sea, de bóbilis, esto es, gratuito. Te agradezco, asimismo, infinitamente, que hayas contribuido a ensanchar mi corazón, ahora casi un coso taurino, pues me permite empatizar y simpatizar con las preocupaciones de cuantos me rodean o rodeo, comprenderlos y perdonarlos”.

Pero, qué casualidad o causalidad (¿verdad, “bastionesa” et alii?), tuvieron que salir a relucir un montón de sospechas con visos de certeza (y demostrarse que las tales eran incontrovertibles) para que toda la buena voluntad, recogida en los parágrafos anteriores, caiga en saco roto y/o quede en agua de borrajas o cerrajas. Pues no puede haber perdón para la raposa mayor del reino, para quien, cual hiena, se rió cuanto quiso de Unamuno y a saber de cuántos más no se habrá mofado antes y después de hacerlo de Otramotro. Me alegra advertirle (de) que se le acabó el chollo o la baya, vaya.

El Amor, si te cruzas con el zorrón de Bastión, devendrá, con toda seguridad, una merienda de loba con bobo (pues, qué otra cosa es un enamorado hasta los tuétanos de una bola hacedora de otras muchas, sino un insensato). Tras el enésimo (por dar una cifra inconcreta de los desastres promovidos por el pendón desorejado) “chandrío” (así llamamos a los susodichos en la capital de la ribera ibera de Navarra), la vulpeja de marras no se va a ir de rositas, no. Voy a encargarme expresa y personalmente de que a la Venus venenosa se le caiga la cara a cachos (por la mucha vergüenza que va a tener que padecer).

(Adenda: Evidentemente, al objeto de que el lector que invierta un minuto –o menos- de su tiempo en leer el presente añadido pueda esbozar una sonrisa, debo decirle que la urdidura hodierna es una completa y perfecta ironía, o sea, que quiere dar a entender lo contrario de lo que expresa.)

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris