Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Nacionalismo español

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 12 de octubre de 2007, 08:26 h (CET)
Desde los medios afines a la política que se diseña en los despachos de la calle Génova hace tiempo que se viene calentando el ambiente para que la celebración del próximo día 12 de Octubre sea de una magnitud tal que se recuerde durante años. Dentro de unos meses los españoles tendremos que acudir a las urnas para elegir a los diputados y senadores que, durante cuatro años, deberán hacerse cargo de marcar el rumbo político de este país al tiempo que la mayoría resultante en los comicios a celebrar en marzo dictaminará si Rodriguez Zapatero sigue al frente del Gobierno o los salones de Moncloa pasan a tener un nuevo inquilino.

Mariano Rajoy y sus conmilitones llevan moviendo el viejo fantasma de la España rota desde aquel 14 de Marzo cuando vieron cómo sus mentiras y las malas artes en que incurrieron a la hora de tratar los tristes sucesos del 11-M les habían llevado lejos de las poltronas gubernamentales. Desde los despachos del Partido Popular, con Acebes y Zaplana como voceros mayores, se han venido dedicando a intentar meter el miedo en el cuerpo de los españolitos de a pie. La España rota, la patria ensangrentada y roja, las traiciones de Rodriguez Zapatero y la venta del solar patrio a los asesinos de capucha y txapela, el malvado “tripartito” catalán prohibiendo el castellano en tierras de Catalunya y mil mentiras más que han venido encontrando amplio altavoz en algunos medios de comunicación donde encuentran cobijo las voces más nefastas del periodismo muchas veces al amparo y cobijo de las mitras episcopales y envueltos en los pliegues rojigualdas de la bandera española.

Aprovechando la efeméride del descubrimiento de América por Cristóbal Colón el nacionalismo español celebra la Fiesta Nacional de España, celebrada durante muchos años con el nombre de “Fiesta de la Raza”, un nombre con amplias reminiscencias racistas y en cuya celebración se hacía y se hace tabla rasa de los asesinatos cometidos por los conquistadores españoles entre los pueblos indígenas del continente americano. En el nombre de los Reyes de Castilla y con el amparo de la Cruz fueron diezmados los pueblos originarios de aquellas tierras mientras se imponía a los supervivientes la religión católica y la lengua castellana. Puro y duro nacionalismo español que ahora se niegan a ver aquellos que critican y atacan a los nacionalismos catalán y vasco.

El próximo día 12 de octubre, como cada año, en una plaza de Madrid será desplegada una enorme bandera española y muchos tendremos la impresión de que se nos quiera apabullar con tanto despliegue de tela roja y amarilla mientras por el paseo de la Castellana desfilaran las tropas de la Legión y la Guardia Civil fuertemente vitoreadas por una público que, en parte, añora viejos tiempos en los que el “mando”, militar por supuesto, no permitía más veleidades nacionalistas que las propias del nacionalismo español.

Estoy en contra del nacionalismo que tan sólo se dedica a mirarse el ombligo y soy partidario de un nacionalismo que respete a los demás y que mire al resto de nacionalismo como un igual. La postura fácil y la más aplaudida es la de condenar toda clase de nacionalismos, la de hacer que recaigan sobre ellos todas las culpas. Y todo esto se viene haciendo, tanto desde la derecha como desde la izquierda, desde hace mucho tiempo y especialmente se viene realizando con fines electoralistas desde las filas del Partido Popular ya que sus dirigentes, nacionalistas españoles hasta las cachas, piensan que ante el resto del electorado español les dará un importante rédito el atacar aquellos nacionalismos que sean diferentes a ese “nacionalismo español” que tanto defienden y que quieren inculcarnos incluso en contra de nuestra voluntad. En este viejo “día de la raza” el nacionalismo español va a tener un fecha en la que ondear la bandera mientras amenaza con el mástil a las banderas periféricas. Ya lo ha dicho Rajoy, hay que mostrar “el orgullo de ser españoles” y ahora, más que nunca, ser verdaderos baluartes del nacionalismo español.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris