Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Memoria Histórica o fraude histórico?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 12 de octubre de 2007, 08:26 h (CET)
Bueno señores, siento tener que decirlo, pero España está entrando en un proceso de balcanización que, si Dios no lo remedia ( y no parece que esté por la labor) nos va a llevar a aquello de las fotografías monumentales que se exhibían en el bando republicano durante la Guerra Civil en las que aparecían figuras tan señeras de la revolución proletaria como Stalin, Largo Caballero, Azaña, los Ascaso y toda la plana mayor de aquellos gobiernos que tuvieron la habilidad de conducir, a sus representados, a una de las derrotas más sonadas que se hayan dado en toda la historia de nuestra nación. No se extrañen pues que, ahora que se celebran los cuarenta años de la muerte de aquel carnicero castrista (al que el señor Castro se sacó de encima como si de una garrapata molesta se hubiera tratado) llamado Ché Guevara; que fracasó en todos sus intentos de extender su revolución tanto en África como en América, pero que, sin embargo, consiguió convertirse en un icono para toda esta progresía desarrapada y antisistema que tenemos la desgracia de tener que soportar; lo quieran celebrar.

El hecho es que, a las postrimerías de esta kafkaiana legislatura y para acabar de redondear el ramillete de insensateces cometidas por nuestro Presidente del Gobierno; todas las fuerzas izquierdistas y separatistas del país (salvo ERC, que ellos sabrán por qué se oponen a este proyecto, seguramente porque lo consideran demasiado blando para con el bando contrario) se han conjurado, en un segundo pacto del Tinell, para llevar al Parlamento de la Nación – que, al parecer, no tiene nada mejor en que ocuparse – para poner en solfa lo de la famosa Memoria Histórica. En realidad se debería llamar algo así como “Revancha Histórica” o “Cómo inventarse una Historia Nueva” si tuviéramos que atenernos a como se explican, hoy en día, los acontecimientos ocurridos durante al segunda República y la Guerra Civil de 1936-1939. Si no fuera que en España hay varias generaciones que no vivieron aquella contienda; si no fuera que las izquierdas nunca han podido acabar de asimilar que un puñado de soldados venidos de África hubieran sido capaces de derrotar a toda la República y si no fuera porque los conocedores de lo sucedido ( no de lo que se quiere hacer creer) sabemos que la guerra la perdieron los republicanos por haberse dedicado a enfrentarse y a matarse entre ellos antes que unirse para luchar contra Franco; esta iniciativa de ZP y toda su corte de rémoras comunistas sería para darse una panzada de reír.

Al respecto, a mi se me ocurren algunas sugerencias. Por ejemplo, ¿podrán reclamar los familiares de los de la CNT y la FAI contra los comunistas y los de ERC por haber masacrado a sus parientes cuando fueron derrotados en los sucesos de mayo de 1937?, o ¿podrán reclamar los soldados de la República contra los comisarios políticos que, en el frente, encadenaban a los servidores de las ametralladoras para que no huyeran o asesinaban a mansalva a aquellos que retrocedían ante el empuje de las tropas contrarias? ¿Acaso devolverán todos los que saquearon las propiedades de los católicos, de los de la Zeda o los de las personas acomodadas (muchos de ellos huyeron a Francia e Inglaterra con el botín conseguido para darse la gran vida); todo lo que hurtaron asesinando a sus propietarios? ¿Acaso podrán, aquellos pertenecientes a familias divididas entre rojos y nacionales, reclamarse reparaciones los unos a los otros? Sería, conveniente comprobar si en esta historia revanchista que proponen las izquierdas, se recogerán los hechos tal y como se desprende de la documentación histórica – de esta que han sacado de Salamanca para “revisarla” en Catalunya – o bien se venderán las patrañas que desde que terminó la guerra se han ocupado en divulgar aquellos cuyo único interés ha sido continuar manteniendo el odio entre españoles.

¿Justicia histórica?, ¿para quién? Es posible que algunos quieran que esta justicia que reclaman consista en rehabilitar a aquellos que huyeron a Francia sabiendo que se les iba a ajusticiar por haber participado en las famosas checas o por haber pertenecido a las patrullas de la CNT o de la FAI que se ocupaban en limpiar de “facciosos” las casas de Barcelona y, de paso, también les limpiaban sus domicilios, cuando no se apropiaban de ellos. Es posible que se quiera reivindicar a Negrín que se apropió de un barco con su contenido para asegurarse su vejez o la memoria de los demás miembros del gobierno de la República que huyeron cobardemente cuando el resto de la población quedaba abandonada al enemigo. ¿Justicia a los que masacraron y torturaron a religiosos y religiosas? Seamos realistas. De aquellos que huyeron a Francia una gran parte tenían sus manos rojas de sangre y no de la derramada luchando en el frente, sino de haber consumado venganzas personales, de haber asesinado a inocentes y de haber martirizado a personas cuyo único crimen consistía en pertenecer a grupos de ideología distinta.

En ocasiones me he preguntado, ¿qué hubiera sucedido en España si hubieran vencido los de Negrín y los comunistas que formaban su gabinete? Basta fijarse en lo ocurrido en los primeros días de mayo de 1937 para hacerse una idea. La limpieza que hicieron con los de la CNT y el POUM nos puede dar una idea de lo que hubiera ocurrido en nuestro país. Los métodos stalinistas, sus famosas purgas de millones de personas se hubieran reproducido en nuestro país, en el que no se hubiera ido a una nueva república, sino que nos hubiéramos convertida en una satélite de la Unión Soviética como lo fueron Rumanía, Checoeslovaquia, Hungría y todos las repúblicas socialistas del este de Europa. O, ¿es que acaso alguien puede, ni remotamente pensar que gozaríamos del bienestar del que gozamos? En lugar de querer camuflar los errores del Frente Popular, en lugar de engañar a la juventud con patrañas y utopías, lo que deberían hacer estos seudohistoriadores de pacotilla es explicar cuales fueron los errores de la República que hicieron que se tuviera que llegar a una lucha entre hermanos. La verdad pura y dura para que, las nuevas generaciones, se mirasen en ella y tomaran escarmiento para no volver a caer en los mismos errores. Todo lo demás es volver a las andadas y a renovar viejas heridas que a nada bueno puede conducir. ¡Si no, al tiempo!

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris