Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La crisis del petróleo y la mano invisible

David Rico Deira
Redacción
viernes, 12 de octubre de 2007, 08:50 h (CET)
Dijo el granador del premio novel de economía Robet Solow, que llegado el caso la economía podría arreglárselas sin recursos naturales. Esto es lo que llega a decirse cuando el mundo de las ideas económicas, no deja ver el mundo de la economía real.

Las reservas de combustible fósil son limitadas en este mundo. Existen teorías que prevén la perspectiva de vida útil de las reservas de combustible, y por sus mismas disparidades, ninguna de estas ofrece una perspectiva realmente fiable. Las más pesimistas consideran que estamos ya en la fase descendente en la cantidad de reservas, el barril sube (y subirá) vertiginosamente, además el consumo global no se moderará por el crecimiento de las economías emergentes. De esta manera prevén que a partir de 2030 nos encontraríamos en una crisis total de la sociedad industrial1. Otras teorías van retrasando esa fecha de colapso a 2043 o a 2050. En cualquier caso todas coinciden en un previsible fin de los combustibles fósiles moviendo la sociedad tal y como la conocemos hoy.

Las perspectivas más optimistas sobre las reservas de combustibles fósiles las ofrecen los economistas liberales2. Estos sostienen en esencia; que quedan reservas suficientes de combustibles como para que la economía pueda adaptarse gradualmente a una situación post-energía fósil. El encarecimiento de la energía del petróleo empujará a la utilización de otras energías que salgan más baratas como la nuclear, de fisión y fusión3, el carbón, la madera, las energías renovables como la solar, eólica y las que puedan sumarse. La exigencia de energía por parte de los consumidores llevará a los políticos autorizar la explotación de las reservas naturales, los Polos y el fondo del océano si es necesario; la respuesta de los economistas liberales es la huida hacia delante. Se utilizará cualquier posibilidad para ganar tiempo de desarrollo tecnológico, el único factor que puede salvar la ecuación de la economía global a largo plazo.

El mundo nunca ha tenido un sistema de instituciones internacionales tan complejo como el que existe hoy en día y que es instrumento indispensable para la resolución pacífica de grandes retos globales4. La crisis energética, el cambio climático y las grandes migraciones representan desafíos a la inteligencia humana como no se conocen desde la última glaciación. Esta evolución de una sociedad industrial movida por combustibles fósiles a otra posterior puede ser más o menos convulsa. En el manejo de esa transición depende de decisiones políticas tomadas por personas, que deben buscar el bien común a largo plazo antes que el bien para su grupo a corto plazo. Esta situación es improbable en un escenario multipolar y de mercado como el que se configura. Antes bien son previsibles duras luchas por el control de los recursos por cada grupo de interés.

Vivimos en una sociedad en la que los mercados son el escenario en el que nos jugamos el futuro individual y colectivo5. El liberalismo se reduce a la fe en que la mano invisible que regula los mercados abrirá un camino para que la Humanidad no colapse y pueda seguir consumiendo… La alternativa inteligente en la gestión de un recurso escaso (petróleo) es la planificación del empleo del bien para maximizar su eficiencia, destinándolo a aquel uso que a largo plazo sea más provechoso para el conjunto de los consumidores (la Humanidad).

A menudo se dice que si la especie humana no consigue una forma de vida estable aquí en la Tierra, otras especies tomarán su relevo. En el sentido de desarrollo de la inteligencia esto no es correcto. Ya hemos, o pronto habremos agotado los prerrequisitos físicos necesarios en lo que se refiere a este planeta. Con el carbón agotado, el petróleo agotado, los minerales metálicos de calidad agotados, no hay especies, por muy competentes que sean, que puedan dar el salto desde la forma de vida primitiva a la tecnología de alto nivel; la que por ejemplo nos permite salir consciente mente de este planeta. Este es un asunto de un solo disparo. Si fallamos, este sistema planetario falla, al menos en lo que respecta a la inteligencia, no en cuanto a la vida. Lo mismo se verifica para otros sistemas planetarios. En cada uno de ellos habrá una posibilidad y sólo una. (Hoyle, 1964)

1.- El fin de la sociedad industrial por la escasez de energía es propugnada entre otros, por Richard Duncan que en su teoría de Olduvai prevé el colapso total de la economía para 2030.

2.- La teoría económica de mercado liberal es la hegemónica actualmente entre quienes tienen que tomar las decisiones políticas en economía. Las instituciones económicas como gobiernos, bancos centrales, instituciones financieras internacionales, universidades.
La parte pensante de la economía esta controlada hoy por la ideología neoliberal… Y como reveló el patriarca Adam Smith; “hay una mano invisible que regula los mercados”, a esto añade el dólar; “In God we trust”.

3.- Se esta construyendo el primer prototipo de reactor de fusión nuclear en Cadarache, una localidad del sur de Francia. Este proyecto se llama ITER, si el proyecto funciona se habrá controlado una fuente de energía muy potente, inagotable, no contaminante y a largo plazo muy barata. Si no se consigue; la UE, EEUU, Japón, China, India, Corea del sur y Rusia, habrán perdido al menos 10300 millones de euros. Este tipo de energía se desprende por la fusión de dos átomos de hidrógeno para formar uno de helio que es un gas inocuo. Esto produce gran cantidad de energía pero de momento consumimos más recursos para provocar la reacción de los obtenidos. Se espera que el reactor ultramoderno de del ITER sea eficiente en términos energéticos y por tanto comerciales.

4.- Un espacio de diálogo entre partes es imprescindible para la resolución pacífica de un conflicto. En cualquier caso, la Sociedad de Naciones y la Segunda Guerra Mundial son el más vivo ejemplo de que las instituciones internacionales no son infalibles en si mismas.

5.- La vida hoy depende de la relación de oferta y demanda; en el mercado trabajo, el mercado inmobiliario, del mercado bursátil, del mercado de materias primas, de divisas, del mercado de la esquina y hasta del mercado de las relaciones humanas en el que se ofertan y demandan afectos. El Mercado regula actualmente las relaciones humanas.

Si Dios hizo la tierra para ser habitada por los seres humanos, desde luego lo hizo para el modelo de vida de la Edad de Piedra.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris