Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Del independentismo y la anacrónica acusación de secesionismo

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
viernes, 12 de octubre de 2007, 08:50 h (CET)
Con una visión actual de España, el independentismo no tendría que estar impregnado de ningún dramatismo. La acusación que desde el nacionalismo español se hace a los independistas de secesionismo es indefendible, sencillamente porque la unidad política de los distintos pueblos de España está garantizada por la Unión Europea. Todos los pueblos de la Unión gozan de esa garantía. En cuanto se apruebe la Constitución europea, todos los ciudadanos de la Unión estarán sometidos al mismo marco geopolítico, económico y legislativo. Entonces, qué les queda a los independentistas por reivindicar como nación si la bandera, la moneda, el marco legal, las fronteras y la defensa van a ser las mismas que para todos los españoles como lo serán para todos los europeos. Lo único que queda por reivindicar como nación es el orgullo identitario que tiene su máxima expresión en el idioma y el folclore. Bien, creo que todos podemos estar de acuerdo en defender estos rasgos nacionales en cada una de las latitudes de nuestra geografía. En este aspecto yo veo que comparten rasgos identitarios netamente españoles las dos Castillas, Extremadura, Andalucía, Asturias, Aragón, Murcia, Canarias, Ceuta y Melilla. Galicia, Navarra, Euzkadi, Cataluña, el País Valenciano y las Baleares tienen rasgos identitarios propios, sin perjuicio de que puedan compartir algunos elementos culturales con otros pueblos tanto peninsulares como de otros lugares del mundo.

En definitiva, creo que da igual el grado de independencia que pueda tener cada país porque mientras no quiera salirse de la Comunidad Europea no se puede hablar de secesión. Sería mejor para todos nosotros que dejáramos al lehendakari hacer su consulta con normalidad democrática y, salga lo que salga, mantengamos la calma pues existe la seguridad de que el futuro de Euzkadi va estar unido por mucho tiempo al del resto de España bajo la bandera europea. También es verdad que me hubiera gustado que el señor Ibarretxe hubiera emprendido esta iniciativa después de la aprobación de la Constitución europea. Pero lo que está claro es que hablar de secesionismo hoy en día es absolutamente anacrónico y está fuera de toda realidad.

Noticias relacionadas

La distinción como técnica de fomento

Los honores y las condecoraciones han existido siempre en todas las épocas y regímenes políticos

Principio acusatorio huero

​Esperemos que nuestro país se ponga las pilas y deje cuanto antes de marear la perdiz, la fragilidad de nuestros menores está en juego

Frivolidades preelectorales y preocupante escasez de medicamentos en farmacias españolas

La batalla electoral adquiere carices que anticipan la influencia del tema catalán en lo que va a ser, en definitiva, la decisión de los votantes españoles.

Insumisión, resistencia y confrontación

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Filosofía política de Kant

El deber jurídico es el fundamento de la política, según Kant
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris