Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Ministras de flaca memoria y peor intención

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 10 de octubre de 2007, 22:54 h (CET)
¡Son verdaderas joyas! Nadie podrá dudar, después de escuchar a las ministras de cupo del gobierno de Zapatero, señoras Cachón y Fernández de la Vega; que el señor ZP dio en la diana al elegir el ramillete de ministras que escogió. Lástima que, ni a la una ni a la otra, quizá debido a su intensa actividad propagandística, le de tiempo para hojear alguno de los abundantes periódicos de economía que se editan en nuestra nación, porque, si les echaran un vistazo, seguramente se abstendrían de emitir juicios únicamente basados en la necesidad de ocultar a la ciudadanía española la realidad de lo que está ocurriendo en la economía mundial y de rebote en nuestro país. Parece que en el PSOE no acaban de entender que en España, la ciudadanía no se chupa el dedo, como ocurría en las antiguas repúblicas comunistas, felizmente eliminadas del marco europeo. ¡Señora Chacón, señora De la Vega!, que en este país todavía sabemos pensar por nosotros mismos sin necesidad de haber estudiado Educación para la Ciudadanía y, afortunadamente, no estamos tan flacos de memoria que no recordemos cómo estaba España cuando Felipe Gonzáles y cómo la dejó el señor Aznar, cuando abandonó el gobierno. Sólo personas como ustedes, habituadas a no decir una verdad ni por equivocación, pueden pretender intentar tergiversar la realidad con tanta desvergüenza, falta de rigor y ética. Mira que decir que Aznar dejó la despensa vacía. Es tanto como pretender que nos creamos que el señor Conde Pumpido es el mejor fiscal de la nación, o sea, que tan absurdo es lo primero como lo segundo.

Si bien es un mal irreparable que debamos soportar a dos ministras tan impresentables –tanto, que no desmerecen de la señora Álvarez ni de su colega la señora Cabrera – lo menos que se les pudiera pedir es que se documentaran antes de decir sandeces semejantes. Recuerden, si no, como se encontró la economía el señor Aznar al llegar a la presidencia de la nación. ¡No se cumplía ni uno solo de los requisitos del acuerdo de Maastrich de 1992 para entrar en la Unión Europea!, ¡ni uno solo!, señores. La Seguridad Social estaba en quiebra técnica y las pensiones en peligro de sufrir un colapso. Todo ello, sin tener en cuenta la corrupción generalizada entre los miembros del Gobierno y las infracciones contra el Estado de Derecho, como el famoso tema de los Gal. ¡Esa era, señoras ministras la situación de España en tiempos, no tan lejanos, del gobierno de Felipe Gonzáles! Cuando Aznar, en el 2004 abandonó voluntariamente su cargo en el gobierno, dejó a España en la UE, habiendo entrado en ella con nota alta, mucho mejor que el resto de naciones que, a duras penas, estaban capeando el temporal económico y, la mayor parte de ellas, como Francia por ejemplo, con requisitos pendientes. La nación en auge económico, la Seguridad Social con excedentes y un fondo de reserva de treinta mil millones y casi cuatro millones menos de parados. ¿A esto le llaman ustedes dejar la despensa vacía señoras ministras? Pues miren ustedes, creo que todos los españoles nos podríamos dar con un canto en los dientes si, cuando deje el gobierno el señor Rodríguez Zapatero, nos legara una nación en las mismas condiciones en las que se encontraba cuando tomó las riendas de España. Eso sí, ustedes han conseguido algo impensable, algo por lo que se les recordará durante mucho tiempo en la piel de toro; porque su mérito ha consistido en haber logrado reavivar el espíritu separatista en las autonomías; el haber erradicado el sentimiento de solidaridad entre las comunidades, favoreciendo descaradamente a unas en detrimento de las otras; el haber hecho revivir los viejos rencores entre los españoles ( vean si no lo de la dichosa Memoria Histórica) y resucitado viejas heridas de la guerra que los ciudadanos ya habíamos enterrado; alentado el espíritu separatista en regiones como Catalunya y el País Vasco y favorecido el renacimiento de otras como en Galicia y en Baleares donde, por cierto, si existía algún recelo era respecto a los catalanes a los que se les veía como posibles colonizadores indeseados de las islas. Y, por si fuera poco, han dejado el prestigio de España en el extranjero por los suelos.

Esas “despensas vacías” y esas “telarañas” que mencionan las ministras, seguramente las debiéramos buscar en las arcas del Estado y en las ventas masivas de la reserva de oro de la Nación. Miren, en cuestiones económicas no hay milagros y de alguna parte han de salir los treinta mil millones prometidos a Catalunya; los cinco mil que han añadido para el aeropuerto del Prat; los cuatro mil que se le han concedido a Andalucía y los que precisará el señor Chávez para pagar los regalos de Papá Noel que les viene prometiendo a los andaluces, tales como: un sueldo para las amas de casa; unas vacaciones gratis para las mismas; un cheque escolar de tres mil euros; setecientas mil viviendas; cuatrocientos mil nuevos puestos de trabajo; guarderías gratis para niños pequeños; alcanzar el objetivo de conseguir una inversión I+D+I del 3% del PIB amén de un aumento presupuestario del 35% y otras mil bicocas. No podríamos preguntar ¿A costa de qué y de quiénes se lograran todas estas mejoras? Y también ¿cómo es que prometen todo esto precisamente al final de la legislatura, cuando han tenido casi cuatro años para ponerlo en práctica? Lo de siempre, aunque quizá sea por aquello que decía Rousseau: “El más tardo en prometer es siempre el más fiel en cumplir”. No caerá esta breva.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris