Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Palco Vip   -   Sección:  

A sangre fría

Daniel Sanabria
Daniel Sanabria
miércoles, 10 de octubre de 2007, 22:43 h (CET)
Otra vez. Con premeditación y alevosía. Llegando por la espalda, sin hacer ruido, y sin dejar huellas. Otra víctima más, y van 6 de 7 intentos. Ni el asesino de la baraja.

Con un procedimiento de manual, el Real Madrid va ganando batallas en una guerra donde no siempre vence el que mejor lucha. Bien lo sabe el aficionado blanco. Esta vez la víctima fue el Recreativo, y Van Nistelrooy el verdugo. Higuaín puso la puntilla, como buen matador. Necesita aterrizar, asimilar que es jugador del Real Madrid y saber que la portería es del mismo tamaño que en Argentina. Tiene el consuelo y el espejo del Kun, inédito el primer año, y héroe el segundo.

Las promesas de Schuster continúan su caída hacia “saco roto”, tierra de las mentiras. El Jogo Bonito ilusionante del principio cada vez tiene más cara de fantasma italiano. Si pusiéramos dos rombos a las caras de los jugadores del Real Madrid y un partido cualquiera de esta temporada o de la pasada, nadie adivinaría a qué año pertenece. Si el Madrid de Capello no jugaba a nada (bueno sí, a defender), el de Schuster menos.

Pero hay que buscar las cinco diferencias, como en todo buen quiz de pasatiempos: se le da prioridad al ataque, los resultados son buenos desde el principio, el equipo es líder, hay más fondo de banquillo, y se tiene el colchón de haber ganado la temporada pasada. Es lo que podría diferenciar un Madrid de otro. Porque si comparamos entrenadores, el perfil es similar: miradas que matan, malos modales y ataques a la prensa en respuesta a las críticas. Si de maleducados va la cosa, el próximo en llegar será Mourinho.

Pero cuando la vida te va bien, los granos que te salen te parecen simpáticas pecas. Y al Real Madrid le va bien, con sus cosas y las de todos. Es cierto que le está siendo infiel a su idiosincrasia, pero la Cibeles no entiende de personalidades, sólo de tumultos portando banderas blancas y clamando un mismo grito que distingue al primero del resto de la lista: campeones.

Así es el Madrid, como el guepardo de la sabana africana. No se le ve en todo el día, no se le escucha, y cuando menos te lo esperas te tiene entre sus dientes, magullándote y destrozándote en un instante.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris