Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

No se pierda la ocasión de ver estrellas fugaces

Tatiana Sinítsina
Redacción
miércoles, 10 de octubre de 2007, 22:40 h (CET)
La Tierra se acerca al instante en que tendrá que atravesar el flujo meteórico de las Dracónidas. Esto ocurre cada año y siempre en una misma época: en la primera década de octubre. Mas la fuerza de los flujos se manifiesta cada vez de forma distinta. Los más fuertes surgen una vez en 7 años, existiendo este año la oportunidad de observar justamente un flujo de estas características. La Tierra entra en la nube meteórica el 8 de octubre y durante otros 2 días irá atravesando esta concentración de polvo, granos de arena y pequeñas piedras cósmicas. Cada meteoro es una parcela de décimas, centésimas y hasta milésimas de gramo.

Todos estos día, en el cielo nocturno en la zona de la constelación del Dragón (sobre el Polo Norte) podremos observar el fascinante espectáculo de la “caída de estrellas”, muy lenta, con matices rojizos. ¡Ojalá haga buen tiempo! En todas las épocas este fenómeno atraía miradas no sólo por su belleza visual sino por su espíritu místico.

Unos pueblos tenían la creencia de que las estrellas fugaces dan motivo para adivinar la suerte, mientras que otros veían en ellas el signo del nacimiento de nuevas almas y terceros, por el contrario, asociaban este fenómeno con el último vuelo de un alma. Según otras creencias, las estrellas fugaces no es sino travesuras de Satanás que tumba las velas de noche puestas por los Apóstoles.

La ciencia ha establecido que los flujos meteóricos es el producto de la desintegración de los cometas. A medida que se van aproximando al Sol, el hielo o gas carbónico congelado, que sirven a elemento aglutinante, se evaporan, mientras que pequeñas fracciones siguen moviéndose en gigantesco enjambre, siguiendo las órbitas de cometas desaparecidos -, dijo a RIA Novosti Alexandr Bagrov, Doctor en Física y Matemáticas, científico del Laboratorio de Astrometría Espacial adjunto a la Academia de Ciencias de Rusia-. Estos flujos son numerosos en las órbitas circunsolares, y las Dracónidas pertenecen a una quincena de los más fuertes. Son pequeños fragmentos del cometa madre Giacobini-Zinner que antaño existía.

Al entrar en la atmósfera terrestre, las partículas meteóricas ionizan el aire que empieza a resplandecer. Las partículas vuelan en el espacio en paralelo pero nos parece que van en sentido divergente. No es sino el ilusorio efecto de perspectiva, que conocemos bien en el ejemplo de los rieles ferroviarios que se unen a lo lejos. El punto imaginario donde convergen las trazas meteóricas de las Dracónidas se encuentra cerca de la Constelación del Dragón. De ahí su nombre.

Al quedar dentro del flujo meteórico, la Tierra sufre su ataque. Por algo el agolpamiento de estas motas de polvo, granos de arena y piedrecitas se llama “enjambre”. Igual que avispas, los meteoros se abalanzan sobre la Tierra pero nunca llegan a su superficie, quemándose en las densas capas de la atmósfera. Las Dracónidas se hacen visibles en el instante de entrar en la atmósfera terrestre, a unos cien kilómetros de la superficie mas ninguna logra llegar más cerca de 60 km. Esta es la razón por la que, al observar el flujo meteórico, vemos sólo una lluvia luminosa.

Los científicos monitorean constantemente los flujos meteóricos. “La ciencia recién empieza a estudiarlos a fondo -, recalcó Alexandr Bagrov -. En nuestra época, a los métodos de investigación ya existentes se les han añadido equipos de televisión y, por tanto, comenzamos una nueva etapa de investigación”. Los científicos prosiguen en la búsqueda de flujos meteóricos pequeños aún no descubiertos. Paralelamente se está cumpliendo otro programa relacionado con el lanzamiento de ingenios espaciales. “Realizamos el cálculo científico de lo que vuela en el espacio, pronosticando el grado de peligro potencial a que tiene que estar adaptado cualquier ingenio espacial -, dice el científico -. Por otra parte, este peligro no es tan grave: el promedio de distancia entra las partículas es de 5-6 mil kilómetros, siendo mínima la eventualidad de que alguna pueda chocar con un ingenio espacial. En toda al era cósmica de la humanidad han sido solamente 5-6 ingenios que sufrieron desperfectos al chocar con meteoros”.

Mas no cabe olvidarse de que una bala de 9 gramos mata a un ser humano. La velocidad cósmica puede imprimir a los meteoros, que pesan 1 gramo o menos, la fuerza de una granada cuyo impacto con un ingenio espacial puede deteriorarlo.
Todas las ramas de la ciencia persiguen un solo objetivo: el de llegar a saber cómo está organizado el mundo en que vivimos y resolver los problemas del universo. Los científicos ya echan ojeada a lo más profundo del Universo, comprenden teóricamente qué sucedió en los primeros instantes de la Gran Explosión, a raíz de la cual surgió el Universo, pero nadie sabe a ciencia cierta cómo nació nuestro propio Sistema Solar. El estudio de los meteoros puede aportar una información que pueda servir de clave para comprender su origen.

____________________

Tatiana Sinítsina, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris