Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Punto crítico  

Cabalgata del Pregón de las Fiestas del Pilar 2007

Raúl Tristán

martes, 9 de octubre de 2007, 22:20 h (CET)
Sí, estuvimos ahí. Quien tiene niños ya se sabe.

Durante un tiempo que se hizo interminable estuvimos soportando el desfile de sintalentos, de cocidos como piojos, de "guarreaos", porque de otro modo no se puede calificar a la mayoría de los que se amparaban bajo los calificativos de "peñistas".

Es una pena que, el primer día de fiestas, en su desfile inaugural, en la que debía ser una exhibición hermosa de la alegría festiva de las gentes de Zaragoza, acogidas bajo el manto pachanguero y de charanga de las Peñas, el alma de la fiesta, Zaragoza acabe dando una imagen tan cutre y zafia, tan pueblerina y de tan escaso saber estar.

El desfile del pregón debiera ser el mejor escaparate para las peñas y los peñistas, para demostrar a los visitantes la fuerza festiva de esta ciudad pero, por desgracia, la mayoría se empeña en aparecer borrachos, con los trajes que se supone les representan hechos unos zorros, ocultos bajo litros y litros de sangría, calimocho, cerveza...

Por varias veces algunos elementos incontrolados estuvieron a punto de capuzarnos con sus líquidos efluvios pestilentes, y en un par cayeron al suelo unos enormes botarates, sobre las criaturas presentes, entre las que se encontraba un bebé en su carrito.

He hecho propósito de enmienda: el próximo año no acudiré al desfile hasta el último momento, cuando los entretenidos artistas nos animan con su buen hacer. Estos sí estuvieron fantásticos y les felicito.

A las peñas, les pediría que controlaran a sus esbirros. Ver una peña unida, acompañando con cantes y bailes los sones de su banda, es algo que te llena de emoción y júbilo. No así ver una cuadrilla de niñatos que acaban de caerse dentro de un pozal de alcohol. ¡Vaya imagen de juventud! Tan escaso control de sí mismos tienen, tan poca capacidad de demorar la gratificación, tan poco saber estar, que son incapaces de reservar el etílico estado para la noche?

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris