Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Una noche en la cárcel

Pascual Mogica
Pascual Mogica
martes, 9 de octubre de 2007, 22:20 h (CET)
El título de este comentario puede parecer un tanto cómico pues me consta que a más de uno le va a recordar aquella inolvidable película de los Hermanos Marx “Un días en las carreras”, con la única diferencia de que mi titular no tiene relación alguna con dicha película cuyo argumento era totalmente humorístico.

Mi titular encierra algo mucho más serio y a través de él se puede contemplar como actúa la Justicia cuando se trata de gente poderosa a la que se le teme, más claramente a la que se le tiene miedo. Habrá leído usted que los Pinochet han pasado una noche en la cárcel y al día siguiente el juez les ha dejado en libertad provisional.

Evidentemente los Pinochet, han tenido mucha mejor suerte que aquellos que un día fueron sacados de sus casas por los “Escuadrones de la muerte” o “Caravana de la muerte” que actuaban por orden del patriarca de dicha familia y no llegaron tan siquiera a pasar una sola noche en la cárcel ni mucho menos tuvieron la suerte de ser puestos en libertad aunque hubiese sido de forma provisional, no, fueron directamente ejecutados, después de ser torturados, por el mero hecho de tener ideas políticas distintas a las del dictador Pinochet. Ni tan siquiera tuvieron oportunidad de ser juzgados por un tribunal aunque este estuviera compuesto por militares afectos al dictador, pero al menos hubieran dispuesto del derecho a decir lo que sentían y los que le parecía aquella barbaridad fruto de la mente calenturienta de un desalmado asesino y ladrón llamado Augusto Pinochet.

La familia Pinochet pudo ver como su esposo y padre moría tranquilamente en una cama, pero los familiares de aquellos que fueron asesinados por él a muchos de ellos ni tan siquiera les queda el consuelo de saber si sufrieron o no antes de morir y donde están sus restos.

La familia Pinochet, una familia que en el futuro vivirá espléndidamente gracias al dinero público robado por su esposo y padre y del cual ellos tendrían conocimiento de su existencia en bancos extranjeros ya que si no fuera así no se entiende muy bien como hubieran podido hacerse con esos fondos, propiedad de todos los chilenos, una vez muerto el dictador, solo lo van a pagar con pasar una noche en la cárcel como si de un castigo a un borracho al volante de un automóvil se tratara. ¡Mierda de Justicia!

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris