Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

El milagro de Shanghai

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
lunes, 8 de octubre de 2007, 21:56 h (CET)
Ahora resulta que el novato abandona cuando iba a… ¡30 por hora! Este Hamilton es un conductor excepcional en velocidad punta, pero yo no cruzaría andando un semáfono en verde por ciudad con este tío al volante. En fin, que un error lo tiene cualquiera pero, para ser sinceros, ha sido uno de los errores más esperados por los que creemos que el deporte y la justicia deberían ir siempre de la mano.

Las dos imágenes del domingo hablan por sí solas. Por un lado, en Shanghai, todo el equipo McLaren-Mercedes, a excepción de un tal Fernando Alonso, consolando a un Lewis Hamilton al que parecía que se le había muerto una tía del pueblo por las condolencias recibidas. ¡Sólo les ha faltado darle un ramo de flores! Por otro lado, en Oviedo, los fieles que se habían pegado el madrugón gritaban y saltaban como posesos con el “¡toma, toma!” al ver al inglés tirado en la gravilla al lado de los boxes con cara de “papa, coche malo”.

El nuevo panorama, aún siendo desalentador para los intereses de Alonso, al menos deja todo por ganar en Brasil, última carrera que puede ser de escándalo. En condiciones normales, y con los McLaren-Mercedes y Ferrari repartiéndose los cuatro o cinco primeros puestos, Lewis Hamilton debería ser el nuevo campeón del mundo. Si la carrera no es normal, Fernando Alonso puede ser el campeón del mundo. Y si la carrera se convierte en un tío vivo, Kimi Raikkonen puede ser el campeón del mundo.

Y encima está Massa, que es brasileño y que tiene mucho que decir (espero que la orden de equipo no sea ver un McLaren y mandarlo a la cuneta). Lo que está claro es que después del milagro de Shanghai, Alonso ha salvado un match-ball de ciudado y… ¿por qué no se puede repetir? El que se lo ha complicado es el líder Hamilton, que con el favorcito de marras ha decidido invitar al sambódromo brasileño a dos pilotos que iban a ser meros comparsas de su coronación, pero que ahora pueden robarle la tarta en sus propias narices.

En fin, que aunque siga sin creer en esta Fórmula 1 de despachos y maquiavélicos intereses –lo de las imágenes de Hamilton en Japón no sancionadas parece a simple vista de juzgado de guardia- lo cierto es que Alonso, como campeón del mundo que es, ha justificado de sobra la temporada al llegar a la última carrera con posibilidades de llevarse el título. Y eso que le ha pasado de todo.

Esperemos que en Brasil pueda aliarse con la diosa fortuna y que incluso pueda ganarles en la pista a Hamilton y Raikkonen. Eso sería poco menos que el ‘apocalipsis’ en su Oviedo natal. Cosas más tremendas se han visto en la historia del automovilismo y del deporte. El finlandés ha dicho que quiere ganar “por todos los medios en Brasil” (esperemos que lícitos), mientras que Alonso sólo pide el mismo coche que Hamilton. Fernando, no seas iluso, si de Ron Dennis depende, vas a salir en Interlagos con una disimulada carraca de feria y allá te las compongas.

Si gana Alonso, me voy a abrir una sidriña a su salud y una buena cena asturiana en homenaje al cabezón. Si gana Raikkonen, me voy a ir a Ikea para festejarlo con sus vecinos los suecos. Y si gana Hamilton me voy a tomar unas sales de frutas para el dolor de estómago, que me van a hacer falta. No, si lo estoy viendo…

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris