Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Cómo salir de este enredo?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 7 de octubre de 2007, 00:20 h (CET)
Parece que todo se está moviendo en la judicatura, todo menos el TC, por supuesto, que sigue instalado en su inmovilismo, sin decidirse a coger al toro por los cuernos y sacarnos a todos los ciudadanos de la duda (yo por supuesto no la tengo: es inconstitucional) respecto a la constitucionalidad del Estatut catalán. Pero no dejan de chocar los cambios que se están produciendo, estos últimos meses, respecto a la actitud del Ejecutivo y de ciertos jueces en lo tocante al tema etarra. Quienes les han visto y los ven no pueden menos de quedar sorprendidos ante un cambio tan radical; primero tan complacientes, tan permisivos y tan ciegos ante las provocaciones de los miembros de Batasuna; tan respetuosos con los derechos de los presos etarras, tan pendientes de su salud y de sus necesidades sexuales y, tan sordos, ante sus amenazas. Parecía que todos los asesinos de ETA se hubieran convertido en hombres de paz (Zapatero calificó a Otegui como tal), en individuos que habían tenido la desgracia de cometer algún “accidente” con muerte, por supuesto, del “accidentado”; en cambio, cuánta ojeriza, cuánta animadversión y cuánto desprecio por las víctimas del terrorismo; cuánta propaganda en contra, cuánto olvido de sus peticiones de justicia y cuánto ataque contra las manifestaciones de ciudadanos reclamando el cese de las negociaciones y la vuelta al Pacto por las Libertades.

Pero eso ocurría antes, cuando el señor ZP negociaba bajo mano con los terroristas, acompañado de los del PNV; cuando Zapatero estaba dispuesto a darles lo que pidieran, incluso Navarra, para que ETA le sacara las castañas del fuego, se rindiera y dejara de matar. Tuvo un primer tropiezo: el atentado de Barajas, que lo dejó descolocado y humillado; posteriormente, los etarras anunciaron el fin de la tregua y esto le puso definitivamente contra las cuerdas. Sonaron las alarmas en el PSOE, existía el peligro de perder las elecciones. ¡Zafarrancho de combate! Mientras Pepiño Blanco, López Garrido y la Vice de la Vogue se encargaban de poner como chupa de domine a los del PP, y los cachorros socialistas se inventaban videos horteras, ¡qué se va a esperar de semejante calaña!, se ponía en marcha la operación “donde dije digo, digo Diego” o, lo que es lo mismo, ¡hay que salvarse sea como sea y pese a quien pese! Lo primero esconder, hacer desaparecer, meterlo en una tinaja y taparla, para que nadie lo pueda encontrar, al señor Fiscal General, señor Conde Pumpido; luego ZP se arma de una cara (iba a decir dura pero, eso, ya se le presupone) ad hoc, para hacerse el enérgico ante la ciudadanía y lanzar al viento la nueva nova: muerte al terrorismo y a los terroristas. Pero esto no bastaba, era preciso que hubiera detenciones que ocultaran la benevolencia anterior de la policía con los etarras y empezaron las detenciones en Francia (en España menos, vaya usted a saber el porqué); hacía falta que los jueces se mostraran más eficaces, más cumplidores de las normas, o sea, ¡como jueces de verdad!, no como amparadores de los terroristas, que era la sensación que tenían los ciudadanos cuando al Gobierno no le interesaba soliviantar a la banda asesina. Se recupera al señor Garzón, que siempre está para lo que le manden. Si antes lo perdonaba todo ahora se muestra como un fiero perro de presa que no se detiene ante nada. Empiezan a caer etarras, se acabaron las contemplaciones y no duda en hacerse, de un solo golpe, con toda la cúpula de Batasuna ¡ todos a chirona! ¿Alguien dudaba de que en España hubiera un estado de Derecho? Pues aquí lo tienen. ¿Por qué han tardado dos años y medio en hacer lo que pudieron hacer al principio de la legislatura? Pues,… ¡Porque los sociacas somos así, hacemos las cosas cuando nos pasan por las narices! ¡No te jode, tío! Bueno, bueno, pero ¿por qué, si sois tan machos, no detenéis a Carot Rovira?, ¿ por qué dejáis a Ibarretche que se rebele contra la Constitución? Hay instrumentos en la Carta Magna para retornar las transferencias de las autonomías al Estado cuando aquellas no funcionan como debiera, dentro de los cauces constitucionales. ¡Ah! Ya no me acordaba: las elecciones se acercan y los votos de Catalunya y el País Vasco son muy importantes. Como no tienen la seguridad – y hacen bien en dudar – de conseguir mayoría absoluta, piensan que quizá volverán a necesitar el apoyo de los separatistas, al menos, hasta que estos díscolos personajes se hayan salido con la suya y se hayan escindido de España; eso sí, convertidas en repúblicas bananeras, al estilo de las de Sudamérica. Entonces comenzó la operación Tio Gilito (ya saben, el tío multimillonario del pato Donald); se abren las arcas del Banco de España y empieza el chorro de euros sobre los catalanes. ZP sabe que el sonido del dinero es lo que más puede alegrar al gobierno Tripartit que es de izquierdas, pero que, no obstante, se pone como un guante cuando oye el tintineo de las monedas.

Pero los de ERC están de refriega interna. Se multiplican los aspirantes a sustituir a Carot y son expertos en segar la hierba debajo de las suelas de los zapatos de su jefe. El más bruto, el más separatista, el más afín a Terra LLiure, será quien se haga con el preciado puesto. Empiezan las amenazas a los del PP catalán y, como ni Montilla ni Mas ni Saura, quieren mojarse, todo queda en una tormenta en un vaso de agua. Envalentonados empiezan a quemar una efigie de los reyes (de cabeza abajo como hacían los “maulets” con los cuadros de los Borbones) y como los jueces no se quieren complicar la vida los dejan libres con cargos, pero que, para el caso, es como si fuera sin cargos. El Tribunal Supremo añade leña al fuego al decidir que, invadir unos parlamentarios de izquierdas un domicilio particular, no tiene importancia cuando ¡admírense ustedes!:la Guardia Civil no interviene. Sentada esta jurisprudencia, si un sujeto mata a una persona y la Guardia Civil no interviene, no podrá ser condenado ¡peregrina idea, por cierto! Y es que, con esto de las autonomías, la Enseñanza para la Ciudadanía a la carta; la ley dando tumbos y los separatistas intentando descuartizar España; cabe preguntarse: ¿En que clase de democracia nos hemos metido? Yo no lo sé, pero me temo que ustedes, tampoco.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris