Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Llamada a los Medios de Comunicación

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
domingo, 7 de octubre de 2007, 00:20 h (CET)
La escalada de actos contra los simbolos de las instituciones democráticas, y en consecuencia en el fondo contra estas mismas, va cobrando relieve y se va extendiendo peligrosamente.

Si en un primer momento se podia pensar que, siendo obra de unas minorias exaltadas y de un lugar determinado, estas actuaciones incívicas o ilícitas podian ir remitiendo con el paso de los dias y el rechazo social mayoritario, parece sin embargo que van camino de exacerbarse y causar un grave enfrentamientio no solo político sino en la misma sociedad..

En gran parte, hay que buscar responsabilidades en la pasividad o tibieza en las reacciones de rechazo por parte de instituciones políticas, sociales, cultuarles, académicas, empresariales, sindicales y de todo orden, empezando por los propios gobiernos central y autonómicos. .

También la actuación inusual i quizás precipitada de la Fiscalía ha contribuido indirectamente a dar una dimensión desproporcionada a unos actos seguramente más incívicos que puramente penales, con lo que se ha producido un efecto magnificador y multiplicador.

Pero no se puede exhonerar de responsabilidad a los partidos políticos que intrumentalizan para su fines partidistas y electorales entos incidentes, convirtiéndolos en asuntos de Estado de primer orden, susceptibles de derruir todo un sistema democráticamente refrendado por el pueblo.

Y tampoco son innocentes ni tienen las manos limpias los medios de comunicación que en busca de la notícia espactáculo, morbosa o estridente para captar audiencia y beneficios, no solo dan notícia de estos hechos –como es su obligación- sino que también los magnifican destacándolas exageradamente en las primeras planas o espacios radio-televisivos y reiterándolos en tertulias y debates con frecuencia más banales que clarificadores.

Y es sobre esto último –el papel y la responsabilidad de los medios de comunicación- que también hay que reflexionar. Somos contrarios a las leyes que limiten la libertad de expresión y opinión, y partidarios de la autoregulación; que en el fondo no es más que el ejercicio voluntario de la resposabilidad de los propios actos, como se expone en los muchos códigos de deontología que han promulgado las propias organizaciones profesionales.

Cuando una situación corre el riesgo de desmadrarse y perjudicar el sistema democrático y de estado de derecho, poniendo quizás en peligro la convivencia ciudadana, el cumplimiento de estos códigos deontológicos y éticos debe ser más escrupoloso que nunca.

Y si las leyes de la competencia, las complicidades políticas de unos medios o sus excesos en la conducta profesional impiden que se cumplan aquellos principios éticos y deontológicos -que nos hemos dado los propios profesionales en beneficio de la libertad d’exprsión-, además de la reflexión necesaria es del todo conveniente y urgente la actuación colectiva para frenar juntos, no la lebertad de expresión, sino la pendiente del desenfreno, que acarrea consecuencias sociales perniciosas.

Creemos que ha llegado el momento de una autoconvocatoria de todos los medios de comunicación y de sus órganos representativos, para reflexionar y llegar a un consenso mínimo en el tratamiento periodístico de estos hechos que están ocurriendo y que llevan camino de aumentar, y quizás de deteriorar gravemente el sistema democrático vigente y la convivencia social. Es el momento de asumir más claramente nuestra propia responsabilidad ante el país.

____________________

Wifredo Espina es periodista y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris