Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un chantaje fructífero para los separatistas

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 6 de octubre de 2007, 08:29 h (CET)
Para Zapatero el concepto de Nación es discutible y discutido, según dejó claro en una ocasión en la que se sinceró con la prensa. Es evidente que, cuando hizo esta afirmación, no estaba haciendo una declaración oportunista ni tampoco una gracia para los periódicos, sino que estaba dejando claro, ante todo el que quisiera escucharlo, que para él España no tenía más valor que el de ser un conglomerado de pequeñas naciones susceptibles de separarse las unas de las otras y de vivir solas por su cuenta. Dadas sus tendencias políticas y sus conocidas simpatías por la Segunda República, la de las aspiraciones secesionistas de los vascos y los catalanes (encabezados por sus respectivos líderes los señores Aguirre y Companys) y su manifiesto rencor hacia todos aquellos que impidieron que el comunismo del Frente Popular acabase en 1936 con el orden, la patria española y la civilización cristiana; no nos debe de extrañar que durante todo su mandato haya intentado minar, por los medios a su alcance, todos los pilares en los que se sustentaba la nación española. Comenzó por un ataque a la familia, favoreciendo que colectivos minoritarios como los gays y las lesbianas adquiriesen un inusitado protagonismo; defendiendo sus manifestaciones públicas, apoyando sus reivindicaciones y favoreciendo y promulgando leyes que han conseguido situarlos al mismo nivel que las familias heterosexuales; elevando a la categoría de normal lo que no pasa de ser una anomalía morbosa y, en la mejor de las posibles interpretaciones una desviación genética. No satisfecho con ello, tuvo que ofender a los católicos equiparando el matrimonio homosexual con el clásico y secular matrimonio entre personas de distinto género. Luego ha sacado de la faltriquera, por medio de su ministra de cultura, señora Cabrera, este engendro al que llaman Educación para la Ciudadanía al que mejor se debiera denominar “Adoctrinamiento totalitario anti-ciudadanía y anti-ética” si nos atenemos a sus varios contenidos (ni tan siquiera su contenido es único para toda la nación, sino que se adapta a cada comunidad según mejor les convenga a los socialistas de turno).

Si no ha conseguido llevar a los de ETA al huerto socialista y si su plan de paz ha quedado reducido a agua de borrajas; sin embargo, ha salido airoso en su plan de poner los medios precisos para que los nacionalistas – vascos, catalanes, gallegos y baleáricos – hayan salido del ostracismo al que los tenía sometidos Aznar, y se hayan convertido en un peligro cierto contra la unidad de España. Hoy en día en Catalunya se están dando circunstancias que eran impensables en el mes de marzo del 2004. Enseñanza integral en catalán; prohibición de rotular en castellano; prohibición de hablar en castellano en los colegios; amenazas a los que defienden la Constitución y su aplicación en toda España; inmersión lingüística en todas las instituciones públicas; quemas de retratos de los reyes sin que los mossos de escuadra intervengan; impunidad total para todas las algaradas separatistas; impunidad también para los ayuntamientos que se niegan a colgar la bandera española; indefensión para las personas no nacionalistas y apoyo, sin fisuras, del President de la Generalitat, señor Montilla, para los nacionalistas que le ayudan a sostenerse en el poder.

Por si fueran poco las algaradas de los seguidores del señor Carot Rovira, la quema de efigies del Rey perpetradas con su bendición y los atentados y amenazas contra los del PP y Ciutatans per Catalunya (que se están ganando el cielo al tener que soportar la presión de los separatistas y la de la prensa catalana que tampoco se queda corta), ahora prosigue la escalada de la presión contra la lengua española; por ejemplo, vean el acuerdo al que han llegado el Govern y CIU que, estando a matar entre ellos, sin embargo han decidido aprobar la “Llei de la Corporació de Mitjans Audiovisuals” con la muy saludable intención ( para ellos naturalmente) de erradicar definitivamente el castellano de las televisiones catalanas. Hasta tal punto que, cuando alguien, sea quien sea, hable en el idioma patrio se traducirán sus palabras al catalán mediante subtítulos, como si el castellano fuera, el ruso o el polaco. ¡Y, lo curioso del caso es que, sus creadores, con toda la cara dura del mundo, dicen que en la confección de esta Ley se han seguido “criterios de independencia, profesionalidad y viabilidad económica!

En fin que, si Dios no lo remedia, en esta parte del este de la Península, estamos condenados a sufrir las consecuencias, graves e imperdonables consecuencias, de la desidia, la cobardía y la rendición del señor Zapatero quien, para asegurarse los votos catalanes, les ha cedido al Tripartit todo lo que la han pedido desde el Estatut hasta el Aeropuerto. Por cierto, respecto a esta última cesión, hay que decir que el empresariado catalán, este que todavía se cree que pintará algo en el futuro de la Catalunya del Estats Catalans, ya esta tomando posiciones para ver como conseguir sacar hasta la última peseta ( ahora euro), tanto de los sufridos usuarios como del Estado, en la gestión descentralizada del aeropuerto Para, ¡ya saben, para ellos no hay derechas ni izquierdas, ni patria ni lengua, porque su Dios, su religión y su deporte preferido es amasar fortunas! Hablan mal de Madrid y de los madrileños, pero se pirran por imitarlos y por viajar a la capital del reino, ¡eso si!, para después criticar a los madrileños.

El señor Zapatero ya le ha prometido al Tripartit completar sus treinta mil millones de subvenciones, redondeando con los cinco mil millones de inversiones en las obras de aeropuerto. Sigue, por consiguiente, derramando montones de euros en Barcelona que, como no podría ocurrir de otra manera, detrae de lo que les correspondería a otras comunidades, especialmente si son del PP, como sucede en Madrid donde la inversión estatal tiende a cero. Pero también sucede en otras comunidades como la Canaria, donde se les prometió, en virtud de la Ley de Régimen Económico, que recibirían una financiación equivalente a la media nacional y, sin embargo se han tenido que conformar con mucho menos; porque la media ha sido de 540 euros y ellos sólo han recibido unos 350. ¡Tanto para unos y tan poco para los demás! Esta es la política solidaria del gobierno del PSOE y este es el resultado de su legislatura al frente de España… o de lo que queda de ella.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris