Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

El himno de España

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 6 de octubre de 2007, 08:29 h (CET)
Tengo ya escrito que deberíamos dejar en paz el himno de España, que hay cosas con las que no se debe jugar: “No, nene, caca, eso no se toca, eso no se hace, eso no se dice”. Empezar ahora a escribir el himno de España como quieren en el Foro de Ermua, la SGAE y el Comité Olímpico es echarle más leña a la caldera en que nos hemos convertido, es cargar con más balas esta ruleta rusa que hemos hecho de nuestra convivencia.

Démosle las vueltas que le demos, ponerse a escribir la letra a un himno para alguien como nosotros son ganas de joder, ustedes me perdonen. Es tarea imposible, nunca podremos encontrar un punto de acuerdo de todos, ni siquiera de una mayoría lo suficientemente cualificada. Por varias razones.

Porque un himno debe ante todo ensalzar las glorias de una tierra (es que iba a escribir “nación”, pero eso ya era empezar mal) y no existe en el mundo un país tan hipercrítico consigo mismo como España. Si alguien pensara en elogiar el descubrimiento de América no faltarían los progres que se llevaran las manos a la cabeza y dijeran que eso era ensalzar el genocidio de indios. Si alguien pensara en cantar a los héroes que detuvieron el avance de Napoleón por España, no faltaría quien dijera que en aquella ocasión impedimos violentamente la modernización y la europeización de España. Y además habría que nombrar el mismo número de veces a los héroes y a las heroínas..., que no es cuestión de que al autor le llamaran machista. Si encima alguien se empeñara en aludir en términos lisonjeros a que España (O sea: “El Estado”) detuvo también el avance del comunismo por Europa..., bueno, mejor no sigo, ustedes ya me entienden y saben sobradamente lo que pasaría si algún demente intentara propiciar algo semejante. (Y ya que hablo de comunistas recuerdo que I. U. apoya el referéndum de Ibarretxe)

Pero sobre todo sería imposible satisfacer a los nacionalistas. Con la “Iglesia” hemos topado. ¿Qué creen ustedes que iban a opinar CiU, PNV y Ezquerra Republicana? El mero hecho de escribir un himno a España debe provocar dolores de parto a algunos de ellos. A partir de ahí dijese el himno lo que dijese todo estaba de sobra. ¿Pero qué tendría que decir nuestro himno, el himno de todos, recuerdo, para satisfacer a estos socios del Gobierno de España y que lo apoyaran en la Cortes? Porque tengamos en cuenta que Carod es socio de Zapatero, conste. ¿O ahora no conviene recordarlo al “Gobierno de España”, oiga usté?

Lo que ya me parece tirar piedras al propio tejado es lo de Rajoy. Si Rajoy quiere que España tenga un himno debería estar más callado, absolutamente callado, debería retirarse por el foro de este asunto y dejar que se fuese “cociendo” ello solito. Pretender con lo que está cayendo que ese himno mencione al Rey y a la monarquía es condenarlo al fracaso, no ya porque ni PSOE ni IU lo aprobarían, sino porque supondría un claro motivo para perpetuar las dos Españas, dando un motivo más de enfrentamiento, como si con la bandera no tuviéramos bastante. Monarquía o República son formas de Estado pasajeras, como la Historia se encarga de demostrar. Un himno nuevo debe unir a todos aquellos a los que aspira a representar, pero mencionar al Rey es mencionar una forma del Estado que algunos españoles quieren cambiar y que, se quiera o no, no tiene por qué ser perpetua, mientras el himno sí debería serlo. O intentarlo. Más valdría mencionar a Manolo el del bombo. Ponerle letra al himno de España es una tarea a la que ni Franco, con el poder que tuvo, osó meterle mano y eso que Pemán lo intentó.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris