Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Real Feria de Antequera   -   Sección:  

Porque la sangre pesa

Ignacio de Cosso
Redacción
lunes, 4 de octubre de 2004, 08:29 h (CET)
22-08-04. Qu locura! Esto es increible, Francisco Rivera Ord ez continu la faena manzanarista del d a anterior. Vaya plaza y qu toros los de Barral, como para comprarles a cada uno un piso en la calle Goya. La extraordinaria presentaci n y excepcional juego de los juanpedros de Barral nos acompaaron durante toda la tarde. Est bamos en Antequera y saltaban al ruedo toros como para Sevilla. Mucha estampa y seriedad por delante y por detrs!.

Al primero, de nombre Valenciano, Rivera lo entendi perfectamente, no as a su cuadrilla que tard un poco ms en verlo. Revuelo de capotes en el caballos y con las banderillas. El animal fue un toro bajito, tocado arriba, serio y bien hecho que el maestro madrile o, supo darle la distancia y el temple justo como para ejecutar dos series muy templadas con la diestra. La plaza era un hervidero desde el primer toro. Qu dificultad y m rito el de este diestro abriendo cartel y toreando ms firme y artista que nunca! Y es que la sangre pesa. Estocada lagartijera y la plaza en pi . Dos orejas ganadas a ley. En el cuarto con l, volvi a la plaza de Antequera la sombra de su padre el gran Paquirri con aquella ajustadsima larga cambiada de rodillas que a l tanto le gustaban. A este Francisco me lo han cambiado, torea de escndalo y est ms asentado en el ruedo que nunca. Comienza su fanea de muleta con la diestra y vuelven los muletazos llenos de empaque ordo ista. Cambia de mano y lo confundo por un instante con to Luis Miguel. Su figura distorsionada con el tiempo nos hac a creer a todos que aquellos cuatro naturales largos, profundos, suaves que realiz Francisco frente a nuestros ojos llevaban otra firma en el forro de la franela. Viva Domingu n, gritamos todos! Peralta y Algarra testigos directos del festejo, tampoco acusaron la diferencia. Aparecen los desplantes, los adornos de rodillas y de espaldas rubricados con tres pases de pecho de cartel de toros. Llega la hora de la verdad y zas. Estocada con dos orejas de segundo! Alguin da m s?

El Cid sustitua a un Jesul n de Ubrique herido en la Malagueta y bien que supo aprovechar su actuacin antes de su marcha triunfal hacia Bilbao. En su primero realiz un toreo de capa muy cadencioso por vernicas salteranas, continu con varios circulares y dos tandas con la zurda. Bellas series, stas ltimas, merecedoras del ansiado trofeo. En el quinto la prontitud del animal ayud al toreo al natural de El Cid. Aqu se producen los mejores naturales del sevillano. Un detalle a tener en cuenta, progresa adecuadamente con la espada. Premio, dos orejas y para Vista Alegre con otra sonrisa.

Salvador Vega, siempre a media altura dadas las condiciones de su primer oponente, estuvo tambin en torero. Dos derechazos, a modo de latigazos y ya est en los medios con l. Se produce un pase de pecho en un palmo de terreno, torea con la derecha con mucha personalidad y mando. Este malague o est haciendo el toreo. Como colof n a tan magna leccin, un 'kikirik ' que nos supo a gloria. Otro toro de Barral desorejado para el desolladero. Vuelve Vega con el que cerro plaza, un toro muy flojo que le falt un tranco m s para rematar una faena bien construida con la capa. Adios vernicas gitanas, chicuelinas de la Alameda y medias belmontinas, pareci decir el toro mientras le diseccionaban la oreja derecha!. Al final los tres toreros a hombros junto al mayoral de la ganadera y otra tarde m s pletrica en Antequera.

FICHA T CNICA
Plaza de toros de Antequera. Tercera corrida. Sabado 21 de agosto de 2004. En tarde esplndida y calurosa , se lidiaron seis toros de Mar a Jos Barral, bien presentados y de excelente juego en su conjunto. Destacaron el primero, tercero y quinto por su calidad y nobleza.

Francisco Rivera Ordo ez, de verde esperanza. Media estocada lagartijera (dos orejas y salida a hombros). En el cuarto estocada casi entera, trasera y tendida (dos orejas).

Manuel Jess El Cid, de nazareno y oro. Estocada perpendicular y hacia fuera, cuatro descabellos (oreja). En el quinto, estocada delantera (dos orejas).

Salvador Vega, de blanco y plata. Estocada casi entera (dos orejas). En el sexto, estocada tendida cada (oreja).

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris