Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

El secreto de la buena vida

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 5 de octubre de 2007, 03:39 h (CET)
El universo que da vida a los secretos siempre me ha fascinado. De entre todos, me quedo con el secreto de la felicidad, avivado por el escritor ruso Tolstoi, consistente no en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace. Algo semejante debió pensar Sanidad y Consumo que decidió poner en marcha un divertimento estético, entre lo ético y lo moral si se quiere, un concurso escolar para prevenir el consumo de drogas entre niñas y niños de 10 a 12 años. El título no puede ser más sugestivo: “El secreto de la buena vida”; un juego multimedia en el que participan más de 1.000 colegios, 86.500 escolares y 7.500 maestras y maestros que, en su segunda edición, incorpora como novedad recomendaciones para los padres sobre la forma de abordar el fenómeno de las drogas con sus hijos.

Sin duda, el secreto de la buena vida lleva inherente la buena salud, o lo que es lo mismo, ausencia de enfermedad y presencia de realizaciones de la persona. Podríamos manifestar que todo se resuelve en una palabra: armonía. Cuando en la persona vive lo armónico, resuelve para sí y para los que viven con él, el secreto de la buena vida. Quizás lo más fundamental sea vencer el encerramiento individualista y vivir para los demás. Seguro que ahí radica el secreto de la sabiduría, del conocimiento, en la humildad de hacer humanidad. No olvidemos que el ser humano es un todo en una parte del universo, con sus venas físicas, psíquicas, emocionales. La honestidad y el juego limpio, está comprobado que nos mejora y que mejora la vida.

Volviendo al programa de Sanidad y Consumo, refrendo la necesidad de implicar a los padres en todo. Cuestión bastante difícil de llevar a buen término si nos guiamos de informes que colean sobre la infancia y la adolescencia en España, que revela la alarmante falta de comunicación entre progenitores y descendientes. Los menores delatan ausencia de confianza en su ambiente familiar y carencia de figuras de apoyo. Y demuestran que uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan deriva de la mala relación entre sus padres. Cuando la discordia se traga la concordia, la saludable vida también se va al traste, si además frente a una nueva vida suscitada se actúa con irresponsabilidad, complicado lo tenemos para llegar al estético equilibrio. El número de jóvenes que crecen sin familia se ha multiplicado y sus efectos nocivos, por tal abandono, causa dolores interminables. Por desgracia, el mundo de las adicciones, al que acuden como catarsis adolescentes en batallón, se traga todas las sonrisas de la buena vida.

En todo caso, es de justicia que este Ministerio, y cualquier otro poder del Estado, intervengan para que la armonía sea un valor en alza, sobre todo en esa creciente multitud de niños huérfanos de padres vivos. No menos entusiasmo hace falta inyectar a esas riadas de pasivos padres para con sus hijos, que sólo piensan en producir y disfrutar. A mi juicio, el secreto de la buena vida nos lo hemos cargado, a pesar de tanto vocerío de aparente bienestar. La mujer sigue siendo un objeto para el hombre como lo demuestra la violencia de género que soportamos actualmente. Con demasiada frecuencia, también los hijos son un obstáculo para los padres. Nos hace falta, desde luego, saborear el secreto de la auténtica buena vida, que pasa por acudir al secreto de la genialidad (conservar el espíritu del niño hasta la vejez), por no sentirse perdido, sino acompañado; por no hallarse con el veneno del egoísmo, sino con la solidaridad.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris