Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La España de charanga y pandereta

José Manuel Marcos González
Redacción
jueves, 4 de octubre de 2007, 14:42 h (CET)
No proclaman a los cuatro vientos que somos un país moderno, que estamos en la escala tal entre los 10 primeros, en la escala cual entre los 8 primeros y así sucesivamente.

El ciudadano de a pié oyendo tales señales, y digo señales por ser de humo, se cree que es verdad y da aprobados a los políticos en las encuestas (si son verdad) que publican cada cierto tiempo.

Pero ¡ojo!, cuando el ciudadano se levanta del cómodo sofá donde escucha esas quimeras y va resoluto a solucionar un simple papel que ha de sacar porque “ley obliga” y se encuentra que Don Fran Kafka está aún por las oficinas españolas sin resolver su “proceso”, entonces ve que el que leyó la posición de la lista “tal y cual” debió empezar a contar por la parte de debajo de estás.

Porque ¿díganme ustedes? ¿No es patético pasar por cualquier ciudad y ver, en las calles donde tratan papeles de extranjeros, colas que obligan a organizarlas a las mafias? ¡Claro es bajo un pequeño estipendio de trámites y organización! Naturalmente, alguno podrá decir “que se queden en su casa, que nadie los llamó” (de esto muchísimo de que hablar) pero también les diré, sólo a estos que creen que los extranjeros son ciudadanos de tercera, pues creo que los otros saben que las personas deben ser personas y no debe de haber clases. Com decía, sólo a esos les diré, que también hay extranjeros de los que traen billetes y los gastan y nutren nuestro PIB, de los que se casan y tienen hijos Españoles y de los que colaboran en ONG´s y le han salvado la vida a más de un español.

Y confirmo lo que digo con un caso que me ocurre ahora, mi suegro, un señor Alemán de nacionalidad, residiendo en España hace más de 30 años, mi mujer, también Alemana, casada con migo hace más de 24, con 2 hijas españolas y me veo en las puertas de comisaría de Benidorm, a altas horas de la noche y tempranas del día, esperando en una cola, que al final, la asignación máxima será de 30 números y el que consigue el número podrá tramitar su expediente y el que no “vuelva usted mañana”. “Y un día y otro día…”

Los alemanes se ríen de nosotros y les acompañan franceses, holandeses y tordos los terminados en “eses”, por que los países del primer mundo están organizados, las calles limpias y el asfalto de las carreteras no producen tantos muertos como las españolas. Y se de lo que hablo pues he vivido en más de uno de estos países, que no son perfecto, pero la burla al ciudadano no es tan patente.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris