Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Por qué no hacemos un país mejor?

Mario López Sellés
Redacción
jueves, 4 de octubre de 2007, 14:38 h (CET)
Mariano Rajoy ha venido utilizando la lucha antiterrorista y las reformas de los estatutos de autonomía a su antojo para desgastar al Gobierno de la nación, al punto de convocar a sus seguidores en distintas manifestaciones por las calles de Madrid, provocando el enconamiento entre distintos sectores de la población. Resulta obsceno recordar cómo el mismo día antes del aniversario de los atentados de Al Qaeda en Madrid, convocó una manifestación contra la política antiterrorista del Gobierno –política, por otra parte, secundada por todos los partidos democráticos menos el PP-. Hoy vuelve a la misma estrategia de desgaste antigubernamental utilizando, en esta ocasión, los ataques que desde diferentes sectores se están realizando en contra de la monarquía ¿Estará dispuesto el señor Rajoy a convocar una manifestación de condena al Gobierno por su actitud frente a los ataques perpetrados contra la monarquía? O dicho con otras palabras: ¿será capaz el jefe de la oposición de dividir a la ciudadanía entre los que están a favor del Gobierno de la nación y los que están a favor del Jefe del Estado, como si alguna vez las dos máximas instituciones de nuestro país hubieran estado enfrentadas? ¿Llegará Mariano Rajoy alcanzar semejante nivel de vileza por salvar su propio futuro político? Esperemos que no lo haga.

Creo honestamente que los españoles debemos reflexionar sobre el modelo de convivencia que nos estamos dando. Creo que es necesaria una revisión de la Constitución que nos permita reflexionar serenamente acerca de la forma de Gobierno y el modelo territorial que más adhesiones causen entre la ciudadanía. Pero todo ello al margen de soflamas incendiarias propaladas por los sectores más reaccionarios del país, que nunca han querido abandonar el franquismo y que ahora nos quieren impedir que avancemos en democracia. Necesitamos una relectura de la Constitución que pueda satisfacer a los nacionalistas que ahora se sienten incómodos con la hechura estatutaria que rige en la actualidad y, sobre todo, necesitamos esa relectura por vergüenza democrática, para poder revalidar en libertad lo que se aprobó hace treinta años bajo la agobiante sombra de la dictadura. Si conseguimos restañar nuestras viejas heridas el porvenir de nuestro país puede ser maravilloso ¿Por qué no intentarlo?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris