Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Crónica: 02 de octubre de 2007

Raúl Tristán

miércoles, 3 de octubre de 2007, 21:57 h (CET)
El socialismo del siglo XXI no deja de ser una sopa boba, un invento político que a determinados individuos, que de otro modo no tendrían dónde caerse muertos, les resulta muy rentable: les mantiene de por vida aferrados a la poltrona del poder, les da de comer hasta que sus huesos no les sostienen. Y esta táctica zafia vale tanto para quienes la reinventan a diario como para aquellos que, callando y votando en las urnas, otorgan.

Que Correa proclame en Ecuador la victoria de un socialismo del siglo XXI que sigue la estela dictatorial y patética de un golpista endiosado como Chávez, no está muy lejos en sus presupuestos ideológicos de la otra estela, esa que en España inició González, y como nadie sabe explotar Cháves desde inmemorial tiempo.

Los votos cautivos de una Andalucía atrasada, subyugada otrora por los caciques terratenientes, y que ahora se somete al amo socialista como agradecido estómago subvencionado por doquier, ya sea en forma de pagos que sostienen a familias enteras sin dar palo al agua, simplemente mirando los euros llover del cielo (o los pisos) o pagando a los vagos, o a los que no valen para estudiantes y que pasarán a vivir de la soldada que en vísperas de elecciones les promete el experto cum laude en manipulaciones preelectorales y promesas incumplidas.

Andalucía sigue siendo el vivero del voto socialista, del voto de la ignorancia y el atraso, pero también del voto del pícaro español, la quintaesencia del rapaz por todos asociado con ese lazarillo que en vez de "de Tormes" debió de haberse apellidado "de la Andalucía de Chaves". Zapatero sigue también la línea roja subvencionadora, como hemos comprobado a lo largo de sus tristes e improductivos años de gobernicidio. Muy bien majete, a fundirse la caja de todos los españoles con tal de comprar votos hasta de los topillos de La Mancha.

Por cierto, ya saben que anda pergeñándose una letra para dotar de verbo a nuestro himno nacional... Viniendo la idea de quien viene, podemos esperarnos cualquier cosa, como por ejemplo que mente a su abuelo, o que algún estribillo sea del estilo "subvencionar, subvencionar es la forma de las elecciones ganar". Personalmente me quedo con el Himno de Riego, el del Trienio Liberal. El caso es que Shoemaker amenaza con presentarla en breve, para el mes que viene.. ¡Tiemblen nuestros oídos!

Y mientras tanto, nuestro Monarca se ha salido del tiesto.

Están los ambientes caldeados con la Monarquía, pero claro, no es para menos. La ciudadanía libre puede admitir el reinado de papel de un Rey impuesto, no lo olvidemos, por un dictador. Más que nada porque en ese momento de delicada transición se hacía necesaria una figura que aglutinara el deseo democrático de una España convulsa e inmersa en una atenazante incertidumbre de futuro. Don Juan Carlos fue amalgama, unió, y ejerció de arriesgado aunador de unas fuerzas casi incontrolables que podrían haber llevado a nuestra Nación a la ruina, a una nueva guerra civil. Durante años, ha sido nuestro mejor embajador por el orbe. Una figura respetada, neutral, admirada.

Pero, siempre hay un pero.

Con la consolidación de la democracia,la llegada de los vástagos reales en una cadena interminable de nacimientos, ya se sabe que la sangre real siempre ha sido prolífica con el fin de mantener la estirpe, pero más si cabe las uniones matrimoniales de las infantas con gentes dispuestas a aumentar sus particulares fortunas aun a costa de minar la confianza del pueblo español en la Monarquía, han puesto en tela de juicio si es necesario o imprescindible continuar con este derroche de presupuestos estatales, con ese descontrol económico, esa dolce vita, ese dolce far niente del que presumen en silencio Urdangarines y Marichalares... mientras la familia media española no puede hacerse apenas cargo de dos criaturas y la hipoteca. Tal vez sea hora, como dicen algunas voces, de poner freno, coto, a ese in crescendo extemporáneo.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris