Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Que lo paguen!

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
miércoles, 3 de octubre de 2007, 12:53 h (CET)
Las fiestas patronales de un bello pueblecito de cuyo nombre si que me acuerdo pero que callo por discreción, eran y espero que sigan siéndolo el día 13 de junio festividad de San Antonio. La víspera de la fiesta, es decir, el día 12, el pregonero recorría las calles del pueblo con un bando que más o menos decía “De orden del señor alcalde, se hace saber, que cuando pasen las fiestas se tasarán todos los daños en los trigos y huertos de alrededor del pueblo, y los pagarán todos los mozos y mozas, de 15 a 40 años, también los viudos y viudas que hayan dejado el luto” y así se hacia, pasadas las fiestas el alcalde, el juez de paz y los mas viejos del lugar, recorrían los alrededores del pueblo valorando los daños ocasionados durante las fiestas, y la cuantía de estos daños se dividían entre los mozos y mozas del pueblo, y así por ejemplo un padre de familia pagaba 3 celemines, otros un almud y alguno pagaba hasta una fanega o más dependiendo del número de solteros que hubiera en esa familia.

Yo nunca pague, los forasteros estábamos exentos.

Y digo yo, la inteligente medida que tomó el alcalde de este pueblecito ¿no se puede aplicar a los descerebrados energúmenos de la kale borroka, futuros etarras? Que queman un autobús, se coge a los kale borroka del lugar, que se saben quienes son y, el valor del autobús se divide entre ellos, y que cada uno pague lo le toca, que son chavales que no tienen dinero, pues que paguen los padres, que bastante culpa tendrán en el hecho de que sus hijos sean como son y hagan lo que hacen, y si hay que embargarles, pues se les embarga, pero a lo que no hay derecho es que pague el honrado ciudadano las canalladas que cometen estos hijos de... sus madres.

Lo del autobús, vale para cajeros, edificios y cualquier otro daño que causen.

Quizá alguno diga que él no ha sido, bueno, pues que diga quien ha sido que seguro que él lo sabe, aunque lo más probable es que ocurra como a los mozos y mozas del pueblo de mi historia. Ningún mozo se atrevía a decir después de tres días de fiesta, que no había sido capaz de convencer a una moza para que se fuera con él a retozar en los trigos y, ninguna moza se atrevió a decir que no había tenido un mozo que le dijera, ¡por ahí te pudras!

Bueno, yo dejo aquí esta idea sin cobrar nada a cambio, con la esperanza, de que llegue un gobernante que le eche un par y, la ponga en practica.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris