Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Otra ley seca

Ángel Sáez
Ángel Sáez
martes, 2 de octubre de 2007, 22:23 h (CET)
Ayer, lunes, 1 de octubre de 2007, en Capolonia, entró en vigor una nueva ley seca; esta vez, contra los encuentros amatorios furtivos, quiero decir, aquéllos que tengan la consideración social de prematrimoniales o postmatrimoniales, o sea, los extramaritales, esto es, aquéllos mantenidos fuera de la vida conyugal, de pareja. Ergo, a cuantas/os (sin excepción para viudas/os ni solteras/os) sean pillados, in fraganti, gozando de cuerpos extraños (y aquí, en este apartado, se incluye toda esa amplia y variopinta gama de adminículos que va de los consoladores a las vaginas de látex), distintos de los reconocidos por la ley (divina o humana), irán a parar indefectible, irremediable e irremisiblemente al infierno terráqueo, la cárcel, hasta que la junta de revisión de penas de la prisión correspondiente vuelva a considerarlas/os aptas/os para regresar y reinsertarse en la s(a-o-u)ciedad.

Tengo para mí que el Gobierno capolaco (y capoloco) lo único que ha conseguido con la susodicha prohibición ha sido lograr lo contrario de lo que pretendía y perseguía, iniciar (a las/os novatas/os y pipiolas/os en el asunto de marras) e incitar al personal versado en dichas lides a un periodo de relajado goce libérrimo, libertario, libertino. Las dos últimas semanas han sido las más promiscuas y salaces en la larga y extensa historia de Capolonia, con desenfrenadas bacanales, continuas orgías e innumerables intercambios de pareja. Sospecho y sostengo que hembras y machos, hombres y mujeres, han quedado tan exhaustas/os y hasta hartas/os de sexo libre que, durante algún tiempo, ni las/os más proclives al mismo, las ninfómanas y los sátiros, tendrán gana alguna de hacerlo con sus respectivos cónyuges.

Hoy, al ir a tomar una copa al sitio de costumbre, las izas, rabizas y colipoterras, más tristes de lo habitual, eran las mismas de los últimos días, pero ya no llevaban las domingas y la “sábada” al aire, pues las cubrían con el tejido prescrito, una gasa transparente. Ahora, si te apetece y quieres lo de siempre, pasar un grato rato de “metisaca” con mujer alegre, placentera, en lugar de pedir lo asiduo, debes solicitar un “rapapolvo” con “atrapapolvo” y pagarlos por adelantado, condición sine qua non para poder retirarlos (y tirarlos) en los habitáculos donde antes uno solía adquirir los derechos para poder obtener el orgasmo que andaba buscando.

Presumiblemente, la nueva ley seca va a dar tanto juego como dieron las precedentes a la novela atezante y atenazante y al cine negro.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris