Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Del atasco democrático que padecemos

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
martes, 2 de octubre de 2007, 16:27 h (CET)
Por más que les pese a muchos, la democracia se basa en la participación ciudadana y la revitalización permanente de las instituciones. Todo esto se sustancia en sufragios, refrendos y renovaciones periódicas de los acuerdos. La ley de leyes por la que nos debemos regir es la primera que hay que mimar y mantenerla al día con el apoyo sincero y consciente de la inmensa mayoría de los ciudadanos, porque lo primero que hay que conseguir es que esta soberana ley rubrique el consenso final entre todos los ciudadanos sobre los principios fundamentales en que se ha de basar nuestra convivencia: la forma de Gobierno, la arquitectura territorial del Estado y su laicidad, los derechos inalienables de los ciudadanos y sus deberes para con el resto de la sociedad. La única manera de elaborar y aprobar esta ley de leyes para que no cause fisuras en nuestro entramado social es en un clima de libertad, de transparencia, con una labor pedagógica hacia la ciudadanía y sin miedo a sufrir un golpe de Estado si no se hacen las cosas como algunos consideren que es debido.

Si reflexionamos serenamente sobre cómo se ha elaborado y aprobado la Constitución de 1978 y cuáles son los objetos de discordia que nos tienen hoy en este estado de absoluto desencuentro y confusión, tenemos que aceptar que, efectivamente, nuestra actual Constitución no se creó en un clima de libertad ni de transparencia, que no existió pedagogía alguna y sí mucho miedo a volver a una dictadura que aún no habíamos superado. Por otro lado, no hay la menor voluntad de renovar acuerdos ni de revitalizar instituciones –Constitución, Ley Electoral, Consejo del Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Defensor del Pueblo, Comisión Nacional del Mercado de Valores, Audiencia Nacional, ect.- y todo se hace a espaldas de la ciudadanía. Así no vamos a ningún lado.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris