Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Perspectiva de Levante  

El desafío de Ibarreche

Domingo Delgado
Domingo Delgado
lunes, 1 de octubre de 2007, 22:34 h (CET)
Dentro del pulso que están echando permanentemente al Estado, los nacionalistas catalán y vasco, esta semana el lehendakari vasco ha subido el dintel y ha anunciado la convocatoria de sendos referendums sobre la independencia del País Vasco.

Naturalmente esta determinación no es ajena al clima de permanente agitación secesionista vasco-catalana, que desde la llegada al gobierno catalán del republicanismo soberanista han agitado unas aguas, a las que se suma ahora el lider nacionalista vasco, que ha ido precedida de las impunes quemas colectivas de retratos del Jefe del Estado en Cataluña, y de las estridentes declaraciones del Senador Anasagasti, y que me temo que irá seguida de alguna otra acción extrema, pues como resulta claro forman parte de una escalada de acción secesionista frente al Estado.

Por su parte, la débil respuesta del Gobierno central y del aparato policial y judicial del Estado, no hace presagiar nada bueno para la unidad de España.

El Gobierno del Estado debería haber actuado con más contundencia, poniendo en manos de la justicia a quienes realicen actos delictivos contra el Jefe del Estado, la unidad de España y sus símbolos. No hacerlo es signo de debilidad extrema, y confiere la iniciativa a la audacia del nacionalismo separatista.

El Estado ha de tomar la iniciativa, que ahora está en manos de los secesionistas, y zanjar definitivamente el problema territorial. Ya que si el consenso de la transición –que llevó al Estado de las Autonomías- no les basta, habrá que fijar un techo razonable, y ese podría ser un Estado Federal claramente definido, con su techo competencial indiscutible, cerrando así esta peligrosa sima que separa a algunos sectores de la ciudadanía dentro del Estado, alentados por políticos oportunistas y desleales a la Constitución, que reguló la convivencia entre los españoles, y les dio un margen amplio de actuación, que al parecer se les sigue antojando insuficiente.

Y si hubiera que reformar la Constitución hacia un federalismo, no hemos de asustarnos ya que hay federalismos cooperativos como los de Alemania o Estados Unidos, en los que nadie cuestiona la integridad del Estado, al tiempo que se tienen amplios poderes en los diferentes territorios. Pero sí que habrían de reformarse los distritos electorales y la proporcionalidad que confiere a las insaciables minorías secesionistas una representación que no les corresponde, en detrimento de formaciones políticas de ámbito estatal que con mayor apoyo de votantes obtienen una inferior representación. Cambiando definitivamente el Senado como auténtica Cámara de las Autonomías, de igual manera que en Alemania está el Bundesrat.

Todo ello, ajustará a sus dimensiones reales un problema hiperdimensionado, por el complejo y la debilidad con que el Estado ha venido tratando el problema del nacionalismo separatista.

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris