Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:  

Irene Cumplido
Redacción
domingo, 30 de septiembre de 2007, 23:57 h (CET)


Marcos Balegno nació en Córdoba (Argentina), un 5 de diciembre del año 1973. En la conocida Pampa argentina. Es de origen italiano (Piamonte). Nos citamos con este artista emergente en un emblemático bar de barrio barcelonés de El Borne, El Rosal. Marcos recuerda anécdotas de sus bisabuelos. Gente del campo, sencilla, luchadora. No hay más que pensar en que su bisabuelo se vino desde el Piamonte hasta España en bicicleta y desde aquí a Argentina. El estallido de la Primera Guerra Mundial iba a cambiar el rumbo de la familia de Marcos. En aquellos momentos en Argentina se daban facilidades a los inmigrantes que llegaban.

Ahora el nuevo orden mundial vuelve a cambiar la historia de la familia Balegno. Marcos, se vino a España, en el 2000. Con una sonrisa nos comenta “me vine al Festival Sónar en el 2000 y me quedé en Barcelona”, así suceden las cosas, sin más. Allí, en Argentina estudió en la Universidad de Córdoba, la carrera de Cine y Televisión. Es un hombre muy leído y culto. En cada una de sus frases hay alguna referencia al cine ruso, alemán, a escritores y artistas de todos los tiempos.

Empezó en el área documental: “hice documentales para el Gobierno de Córdoba, sobre los chicos de la calle y uno sobre los gitanos de mi ciudad que es parte de la colección de documentales de la Escuela de Cine de Avellaneda en Buenos Aires, por su importancia y carácter etnográfico. También he documentado muchos aspectos de la naturaleza y lugares inhóspitos”.

“Cuando tuve a mi hijo empecé a trabajar como fotógrafo para revistas. También hice una serie de diapositivas con Maximiliano Mut relacionadas con la cuántica, la luz y el movimiento de ondas. Estudié el fenómeno fotoeléctrico enunciado por Einstein, así como La Teoría de los Colores de Goethe. En realidad en mis trabajos experimento con la luz y los colores y sus formas y manifestaciones”, nos cuenta.
Al llegar a España, en el 2000, concretamente a Barcelona, notó que “la movida artística se daba en círculos muy cerrados. Fui a visitar al director del MACBA y lo que éste me sugirió es que empezara participando en concursos”.

Pero Marcos no es amante de los concursos y las coincidencias de la vida le llevaron a conocer a Sebastián Sánchez del Laboratorio Symbolon, donde ahora trabajan juntos. El taller lo coordinan Sebastián y Gisela Van Muylem.

Este año han participado por segunda vez de nuevo en Tallers Oberts de Poblenou, gran evento dentro del mundo artístico de Barcelona, donde participan artistas de todo el mundo. Marcos añade que: “participé en la Exposición Colectiva de Jóvenes Artistas Latinoamericanos, que tuvo lugar en el Bar Idea, así como en la Galería Mercado Borne. He publicado en la prestigiosa revista Rojo y escribo eventualmente para La voz interior, periódico de Córdoba.”

Al preguntarle sobre cómo vive un artista en una ciudad tan cara como Barcelona, responde que “los argentinos al estar acostumbrados a manejar bajo presupuesto destacan en creatividad. La falta de medios agudiza el ingenio y te obliga a esforzarte”.

Ahora, junto con sus compañeros de taller, están apostando por el Bio-Art, tendencia que trabaja con la tecnología y la naturaleza. “Yo, personalmente, creo que el fin del arte es llegar a la gente y que esa gente decida lo que ve detrás de la obra, que interprete el símbolo que pueda estar escondido ahí”, añade. “Vemos sólo 7 colores, ni los rayos x, ni los rayos gama, ni el fotón en el tiempo, ni las estrellas…Mi búsqueda es mostrar de una forma artística y simbólica lo que el ojo humano no ve. Eso se logra con tecnología, y preparando un entorno para hacer una fotografía que el ser humano no visualizaría en condiciones normales. “

Después del café en el Bar Rosal, nos abre las puertas de su casa. Precioso lugar, entorno que él mismo ha creado y donde uno siente una calma indescriptible. Sus fotos, sus plantas, una especie de pecera sin peces, con caracoles y la satisfacción de ver crecer a un árbol…Todo eso configura el universo de Marcos Balegno un artista que empieza a destacar en el panorama artístico.

Para contactar con él, mbalegno@hotmail.com

www.symbolab.com
Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris