Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Periplos   -   Sección:  

Platos y paisajes cervantinos de Las Lagunas de Ruidera

Jaime Ruiz de Infante
Jaime Ruiz de Infante
martes, 27 de noviembre de 2007, 04:26 h (CET)
Parece increíble pero es así, en la seca Mancha se encuentra una de las zonas lacustres más importantes de España: 15 lagunas de una belleza exultante se extienden a lo largo de 28 kilómetros, en un paulatino descenso de 120 metros, salpicadas de bellas cascadas y torrenteras.

Encinares y sabinos conviven con olmos y álamos, algunos osados pinos se atreven a besar estas tranquilas aguas solo perturbadas por una rica aviafauna. Las estelas del pato colorado y el ánade real se funden con el trémulo oleaje que provoca la focha común y el somormujo. Todos ellos anidan sobre los bordes de las lagunas que festonean un paisaje un tanto idílico. La vida subacuática está poblada, entre otros, por carpas, barbos, calandinos, pardillas, gambusias, cachos, blak-bass y peces sol.




Quijote y Sancho.


Don Miguel de Cervantes conocedor como nadie de estos pagos y genial fabulador, creador de historias dentro de mil historias nos lleva a conocer la “Cueva de Montesinos”. Allí Don Quijote de la Mancha se descolgó, con ayuda de un primo suyo y del fiel Sancho, tras comprar cien brazas de soga. En las profundidades, el ilustre hidalgo, se encontró con Montesinos, un venerable anciano ricamente vestido y alcaide de un suntuoso palacio de paredes transparentes. Y también allí conoció al escudero Guadiana y a “la dueña Ruidera, sus siete hijas y dos sobrinas, las cuales llorando, por compasión que debió tener el mago Merlín dellas, las convirtió en otras tantas lagunas, que ahora, en el mundo de los vivos y en la provincia de la Mancha, las llaman las Lagunas de Ruidera…”

Don Miguel sigue dando voz a sus personajes: “Guadiana fue convertido en río llamado de su mesmo nombre; el cual cuando llegó a la superficie de la tierra y vio el sol del otro cielo, fue tanto el pesar que sintió de ver que os dejaba, que se sumergió en las entrañas de la tierra, pero como no es posible dejar de acudir a su natural corriente, de cuando en cuando sale y se muestra donde el sol y las gentes le vean”.




Cartel de la Cueva de Montesinos.


En este periplo tuve la suerte de tener por cicerones a dos buenos amigos cervantinos: Sergio Antonio Muñoz Anaya, que además de poeta ejerció la medicina como estomatólogo durante muchos años en Tomelloso, y el abogado y escritor Ramón Serrano, autor de “Sueños y quebrantos”. Ellos me guiaron por esta naturaleza verde y una carretera sinuosa, más propia de costas recortadas con horizonte marino, donde se alternan restaurantes, merenderos, hoteles, y casas veraniegas.

Con ellos compartí mesa y mantel y visitamos algunos de los figones del lugar. Casi todos los establecimientos tienen en sus cartas, como no podía ser de otra forma, muchos de los platos citados en las primeras líneas del Quijote: “Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos” (olla preparada con los huesos quebrantados de reses) los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda”.

Ni que decir tiene que la cocina manchega ha cambiado notablemente y la evolución está presente en numerosas mesas públicas. Pero en cualquier caso en los fogones de esta zona se elabora la honrada cocina manchega pastoril, con su sobria abundancia, su sabrosa contundencia y su indiscutible toque de originalidad.

Los platos más requeridos por lugareños y viajeros de estos pagos suelen ser el pisto manchego, migas pastoriles, gachas, los galianos -gazpachos manchegos-, las berenjenas de Almagro –con Denominación de Origen- el tiznao –bacalao desmenuzado, pimientos secos, ajos, aceite de oliva y agua- el tojunto, el tasajo, los huevos a la porreta, calderetas de cordero, conejo al ajillo y con tomate, liebre con arroz; perdiz estofada, con judías, en escabeche, venado y jabalí.

Nunca se desdeña de toda pitanza, bien al principio o al final, una buena ración de queso manchego… Y para endulzar la visita nada mejor que una selección de flores manchegas, bizcochá, torrijas, pestiños, arrope y mostillo.

En cuanto a los vinos solo afirmar que tanto las Denominaciones de Origen de La Mancha como Valdepeñas cada día están mejor acreditadas en foros nacionales y foráneos.

Y tras un buen refrigerio manchego nos fuimos a conocer las quince lagunas. Todas ellas tienen sus nombres; la Blanca, de 22 hectáreas y un kilómetro de longitud es la primera; su nombre referenciado en el año 1234 se debe al color de sus fondos reflejado en sus aguas, solo se puede acceder a ella a pie o en bicicleta.

La laguna Conceja tiene una extensión casi el doble que la anterior. En la tercera -La Tomilla- se ha creado una piscina natural. Le sigue la laguna Tinaja donde se ha descubierto abundantes grabados prehistóricos. Posiblemente la más bonita sea la quinta, San Pedra -rodeada por una carretera donde es fácil aparcar- con 35 hectáreas de superficie, 2 Km. de largo 600 m. de ancho y 21 de profundidad; allí se puede admirar la ermita de San Pedro de Verona.




Laguna San Pedra.


La Redondilla es la más pequeña de todas, aunque presume de tener bellas cascadas, playa natural, numerosos hoteles, restaurantes y de facilitar agua a través de cascadas a la laguna Lengua con todo un abanico cromático de azules. Tras ella las lagunas de Salvadora, Santo Morcillo, la Batana: La de mayor extensión, con 91 hectáreas es La Colgada con una isla donde antaño se encontraba la fortaleza “Algecira” que señalaba el límite entre Albacete y Ciudad Real.




Cascada del Hundimiento.


En la Laguna del Rey –la duodécima- aun quedan restos de la antigua Fábrica de Pólvora, edificada por Juan de Villanueva por encargo de Carlos III. Cerca de allí se sitúa la población de Ruidera con numerosas instalaciones deportivas acuáticas y hosteleras.

A la laguna Cueva Morenilla le entra agua a través de la gran cascada del Hundimiento. Las últimas lagunas Coladilla y Cenagosa son pantanosas y de escasa profundidad y conforman un amplio habitat de aves acuáticas y dormidero de algunas aves rapaces, como el Aguilucho Pálido.


Cómo llegar


Ruta desde Madrid

Desde Madrid tomen la A-4 dirección Andalucía y desviarse en la salida de Manzanares. En esta localidad cogeremos la N-430 hasta la localidad de Ruidera.

Ruta desde Levante
Desde Levante tras dejar la autovía del Mediterráneo hay que llegar a Albacete donde circunvalamos ésta en dirección a Manzanares por la N-430 hasta Ossa de Montiel. Dentro de esta población nos desviamos por la carretera comarcal que conduce al Parque Natural de las Lagunas de Ruidera.

Dónde comer y dormir

Hotel Albamanjón

En plena naturaleza, en la orilla de la laguna San Pedra, con un molino manchego en su fachada que parece dar la bienvenida.

En el restaurante platos tradicionales de la comarca del Campo de Montiel: escabeches y guisos de caza elaborados de la forma más tradicional, productos de la orza que mantienen el sabor de antaño, asadillos y revueltos quijotescos, calderetas de cordero, a la miel o asadas, chuletillas de cabrito con relleno de verduras, bacalaos y solomillos. Vinos de autor de la Sierra de Alcaraz, manchegos y valdepeñeros.

El establecimiento dispone de una zona de baño con embarcadero donde se alquilan hidropedales y piraguas. Las bicicletas de montaña es otra opción que ofrece el hotel para descubrir los rincones del Parque Natural. Sitio web: www.albamanjon.net

Hotel Matías
- Laguna del Rey.
- Cocina casera con platos típicos: Migas, galianos, gachas calderetas, carne a la brasa y aceptable bodega.
- Piscina y aparcamiento. Buena relación precio/calidad.
- Crta. De Las Lagunas, km 0,8 - Ruidera (Ciudad Real)
- Teléfono: 926 528 156
- Sitio web: www.hotelmatías.com

Montesol
Prestigioso restaurante, en la laguna Tomilla y junto a la playa “Baño de las Mulas”. Cocina creativa y manchega: platos de caza, buen arroz caldoso, hígado de pato, con queso fresco y cebolla confitada con salsa de arándanos al oporto, revuelto de boletus con salsa de pasas y piñones y virutas de trufa negra, ensalada de queso de cabra y frutos secos. Postres: "Couli de azafrán con espuma de queso manchego" o "Sopa de tomillo con helado de albahaca". Bodega sencilla y servicio a mejorar. Tel. 926 699 077

Casa Moreno
- Frente a la laguna Redondilla.
- La mejor carne a la brasa.
- Teléfono: 926699043

Hotel Entrelagos
- En la confluencia de las lagunas del Rey y Colgada.
- Sencilla cocina manchega.
- Teléfono: 926528022.


Para los que quieran detalles ecológicos de la zona les recomiendo la obra: “Lagunas de Ruidera” de D. José Luis Ramírez Lozano.

Noticias relacionadas

Lalanne Reserva, un genuino Somontano con recuerdos de Burdeos

Más de 100 años elaborando vinos de calidad es la vitola de Bodegas Lalanne

Heidi Klum y sus posaderas

Todos los veranos podemos ver fotos de las famosas y sus despistes en la playa. Un bikini mal colocado, el pelo despeinado...

4.300 árboles para la recuperación del oso pardo en el Bierzo

Más de 7 hectáreas de monte con el fin de recuperar el hábitat natural del plantígrado

Bodegas Martín Códax presenta la II edición de conciertos “Os Xoves de Códax”

La terraza-lounge de Bodegas Martín Códax se encuentra en la colina de Burgáns

Vuelven a Barcelona los veleros clásicos

VI edición de la regata Puig Vela Clássica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris