Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Enloquecidos líderes mundiales

Raúl Tristán

domingo, 30 de septiembre de 2007, 22:34 h (CET)
Birmania se desangra, vertiendo a la tierra regueros de vida de color azafrán, ríos que representan ansias de libertad, libertad pisoteada por castrenses botas de dictadores, de represores de corte filocomunista (no en vano China constituye uno de sus bastones de apoyo).

Jamás confiaría el gobierno de mi Nación a ente abstracto alguno (pero de concretos miembros) que se inicialmente se denominarara como sigue: Consejo de la Restauración de la Ley y el Orden del Estado... con esa sencilla autodefinición que se dan los dictadores de la Unión de Myanmar, lo dicen todo sobre sí mismos. Y no vale de nada cambiar ese nombre por el de Consejo para la Paz y el Desarrollo del Estado, pues además de tratarse tan sólo de una lavado de cara, aun esa denominación hace honor a su fin: el desarrollo del Estado, que no de los ciudadanos. Una vez más, el todo confuso por encima del individuo.

Y mientras en Birmania se pisotean las libertades, en Venezuela a Hugo Chávez se le llena la boca elogiando a su hermano iraní. Chávez resulta cada día más patético. Cuando habla, nos recuerda una charada, un diálogo de besugos, el monólogo de un divino, un iluminado al que han liberado de su camisa de fuerza. Lo malo es que este tipo de locos son muy peligrosos. Ponen patas arriba no sólo a un país, sino que son capaces de provocar convulsiones a lo largo y ancho de las Américas, con réplicas en otras zonas del planeta.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris