Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Acerba semper et immatura mors eorum qui immortale aliquid parant

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 30 de septiembre de 2007, 22:34 h (CET)
(“Siempre resulta amarga y prematura la muerte de aquéllos que proyectan algo inmortal”)


Tal día como hoy, sábado, 29 de septiembre de 2007, festividad de los Santos Arcángeles, Gabriel, Miguel y Rafael, de hace cuatro años, el tren de tu vida, padre, llegó a su destino, la estación final, de nombre fatal, Muerte. Y tú, que otrora fuiste el maquinista orate y hasta el motor loco (pero no de atar) de la locomotora que tiraba de tu familia, dijiste “basta ya”; y así acaeció, fue u ocurrió, que estallaste, mas, semejando una piñata o, mejor aún, una bomba japonesa, esparciste a tu alrededor, o sea, erogaste entre quienes te trataron y ahora te tratan de recordar caramelos y golosinas de sensatez, simpatía, solidaridad y tolerancia, y peladillas de Amor, en su amplia, completa y variopinta gama de calores y colores, olores, saberes y sabores, esto es, de emociones y sentimientos.

Aunque creo que no se te escapa (ergo, acaso te resulte redundante), quiero escribirte, dilecto progenitor mío, Eusebio, que, si, según cuenta la leyenda, don Sebastián Francisco de Miranda y Rodríguez llegó a reunir un surtido muestrario de cajitas de nácar y oro, en cuyos interiores solía guardar los recortes de los vellos pubianos que acostumbraba (a) tomar a sus amantes, guapos o feos (todo depende del color del cristal a través del cual se mire la selecta colección) trofeos, servidor (por favor, no te hagas el epatado), E. S. O., un andoba de Cornago, está dispuesto y procurará, quiero decir que pondrá todos los medios a su alcance para duplicar las tres mil cajitas, conquistas o rebajas de otros tantos triángulos de Venus que hizo quien fue general de cuatro ejércitos distintos, el español, el francés, el norteamericano y el venezolano, y coronel del ruso, o sea, trenzar seis mil textos, entre urdiduras y “urdiblandas”, bajo (y/o sobre) la susodicha divisa, marbete o marca que, gustoso, me cediste o prestaste en usufructo sin pedirme nada a cambio, nada como contrapartida, nada, padre, en prenda.

Si me prometes que no lo tomarás por jactancia o presunción, te (ur)diré lo que sigue, que tienes un epígono inconcuso en éste, tu hijo, que suele portar en el estilo de su péñola y en la punta de su mui una verdad, como un templo de grande, que aprendió de ti, ésta, que sólo alcanza la certeza quien, calzando zancos, zapatos o zuecos para acrecentar la ventaja propia, los cede para atenuar el retraso ajeno.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris