Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

Todo tiempo pasado fue mejor

Fancisco Montesano
Francisco Montesano
domingo, 30 de septiembre de 2007, 09:10 h (CET)
Quien no sintió esa especie de placer al no tener que hacer una larga fila o cumplir con una norma reglamentaria en muchos casos intrascendente, por el solo hecho de tener un amigo o una relación que nos permita evadir el trámite.

Ese sentimiento en el ciudadano común de superioridad, aunque sea momentánea, frente al resto de sus compatriotas, es el reflejo de una necesidad interior de poder.

Todos en algún período de nuestra vida necesitamos sentir el privilegio de ser tratados con reverencia, esa cortesía que nos diferencia de los demás, es un sentimiento que los psicólogos asimilan al “superyo”.

Estos argumentos en determinados personajes que tienen la virtud o claridad de luchar en las arenas de la política y que desprovistos en muchos casos de escrúpulos, se convierte en una obsesión de sentirse y hacernos sentir su superioridad.

Sus palabras debe ser interpretada como la “verdad”, algo que no ocurría desde cuando Ptolomeo en el siglo II despues DC plateaba su teoría Geocéntrica (la Tierra era el centro del Universo y todo lo demás giraba en su alrededor), teoría a la cual adhirió la Iglesia y por la cual murieron en la hoguera muchos astrónomos que opinaban distinto, sin olvidar que el gran Galileo Galilei para evitar tan espantosa muerte y por ser amigo del Papa, renunció a sus posiciones.

Esta pasión por ser el prócer que dicta las reglas, conlleva esta necesidad de impunidad frente a las decisiones que se tomen, Elisa Carrió decía en su famoso discurso en el Parlamento: “En países como los Estados Unidos, donde hay una ética del cumplimiento de la ley, un presidente de la República -en este caso, Clinton- respondió ante la Justicia por una cuestión privada acerca de si mintió o no en una declaración. En nuestro país, en cambio, la ley está hecha para ser "trampeada" o vulnerada y para otorgar impunidad a los ya impunes; como bien dijo Yabrán: "El poder en la Argentina es impunidad."
La mezcla de ambas representa un coctel explosivo, la “verdad absoluta” junto con la “impunidad necesaria”, es la reelección indefinida, algo así como una tiranía moderna, con la única diferencia del mero proceso administrativo del voto.

Nuestros gobernantes necesitan eternizarse en el poder para gozar de esa arbitrariedad que da el manejo antojadizo de la cosa publica, esto significa por si Ud lo olvido, lo de TODOS.

Mediante maniobras políticas, jugando con mayoría y minorías parlamentarias, con la potestad del manejo del erario público, etc… van construyendo poder, la manipulación de la opinión publica, con la prensa adicta y sus acólitos, es un paso fundamental en este andamiaje perverso.

Nos mienten cuando hablan de un país mejor, nos mienten cuando proponen mejorar las instituciones, nos mienten cuando plantean un país mas justo, etc… el discurso de barricada política es muy distinto de las acciones verdaderas del gobierno.

La soberbia y hasta la insolencia son los atributos que podemos encontrar en sus mensajes como funcionarios.

La necesidad de perdurar en el gobierno lo vemos en las continuas enmiendas a las Constituciones Nacionales o Provinciales, como en Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador, etc. o en nuestras provincias Santa Cruz, San Luís, son algunos ejemplos.

Profetizan ser los dueños de la “verdad”, por eso no dialogan con la prensa y creen descubrir en cada acción un acto de sabotaje, oponerse a sus discursos es poco menos que un acto de traición a la patria.

Argentina es uno de los países privilegiados que puede gritar que a logrado cumplir el tan ansiado refrán de “todo tiempo pasado fue mejor”, hemos regresado a la Monarquía.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris