Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Al señor Ibarretxe Markuartu, don Juan José

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 30 de septiembre de 2007, 09:10 h (CET)
“Irritarse por un reproche es reconocer que se ha merecido”. Publio Cornelio Tácito.

Me dirijo a su persona a fin de recordarle lo que usted suele decir con alguna frecuencia, que quien da su palabra está obligado a cumplirla, porque, en el caso o supuesto contrario, nadie volverá a creerle, nadie volverá a tomar su palabra en serio.

Si no recuerdo mal, usted es el actual Lehendakari del Gobierno Vasco porque fue elegido para ejercer dicha autoridad o dignidad por la Cámara de Vitoria en sesión plenaria celebrada los días 22 y 23 de junio de 2005 y porque juró su cargo como tal ante el celebérrimo Árbol de Gernika, símbolo de las libertades vascas, en un acto solemne que tuvo lugar en la Casa de Juntas de la villa foral. Sí; si la memoria no me juega ahora una mala pasada, usted utilizó, como en las dos ocasiones precedentes, la misma fórmula en euskera que empleó en 1936 el primer lendakari, José Antonio Aguirre: “Humillado ante Dios, en pie sobre la tierra vasca, en recuerdo de los antepasados, bajo el Árbol de Gernika, ante vosotros, representantes del Pueblo, juro desempeñar fielmente mi cargo”. Y no, no he olvidado decir que usted, don Juan José, es quien es porque, a continuación, ya en el interior de la Casa de Juntas mentada, usted, señor Ibarretxe Markuartu, tomó posesión del mismo usando la siguiente fórmula: “Por voluntad del Parlamento Vasco, prestado el juramento, tomo posesión y asumo el cargo de Lehendakari del Gobierno del País Vasco, así como la condición de representante ordinario del Estado en su territorio, que cumpliré con lealtad a la Corona y respeto a la Constitución, el Estatuto de Autonomía de Gernika y demás leyes vigentes”.

Me temo que, esta mañana, en el Pleno de Política General, ha propuesto algo que contraviene manifiesta y palmariamente la palabra que dio entonces. Con estas cuatro letras, espero haber contribuido a hacerle pensar si ha actuado bien o mal. Si ha estado y sido usted serio o zumbón.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris