Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

El ruido y la furia

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 30 de septiembre de 2007, 09:10 h (CET)
Mucho se ha hablado durante estos pasados días de las actas que contenían las conversaciones que sobre Iraq mantuvieron Bush y su lacayo Aznar.

Lo que más me ha llamado la atención es como ambos se pasaban por el forro a la ONU y por relación directa a los demás países libres y democráticos. Bush decía que su paciencia “estaba agotada” que no pensaba “ir más allá del mes de marzo” y que con su decisión de atacar Iraq “estaba en paz consigo mismo”. Cuando a una persona se le agota la paciencia y cuando decide emprender una acción violenta contra alguien para estar en paz con él mismo, creo que lo procedente, lo que debe hacer de inmediato, es ponerse en manos de un siquiatra para ser sometido a tratamiento a fin de evitar que pueda hacer daño a cualquier otra. Pero por lo visto a Bush, lo que le calma, lo que le devuelve la paciencia y el sosiego, es el ruido que producen las bombas al explotar sobre la muchedumbre inocente.

No se si los EEUU son el gendarme del mundo, pero sí tengo muy claro que George Bush, se cree que es él el que viene a redimir a la humanidad de todos los males. Si a individuos de esta naturaleza los mezclas con gente como Aznar, la mezcla puede resultar, como así ha sido, explosiva. No obstante lo mejor de todo esto ha sido el que Zaplana haya dicho que las actas de la conversación demuestran que Aznar es prudente y sensato. Si no lo llega a ser, digo yo, nos meten él y su preceptor en la tercera guerra mundial.

A estos dos sujetos se les podría comparar con Benjy Compson, el pobre débil mental, personaje de la obra “El ruido y la furia” de William Faulkner, para quien el mundo, su mundo, se basa más en percepciones –lo mismo que Bush y Aznar en las inexistentes armas de destrucción masiva, aunque lo de ellos iba más allá de la simple percepción- que en personas y objetos. Benjy, el pobre tarado mental, podría darle ejemplos de cordura a este par de locos peligrosos. Seguro.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris