Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Ni los suyos aplauden a Montilla

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
sábado, 29 de septiembre de 2007, 10:50 h (CET)
Ni todos los suyos le aplaudieron. Y es que en realidad no son de los suyos. Son de su equipo de gobierno. Son socios que gobiernan con él. Disfrutan juntos del poder. Casi nada más. Esta es la debilidad del president Montilla.

Montilla hizo un correcto discurso ante el Parlament. Un discurso de lealtad y realismo. De lealtad institucional, a todas las instituciones: las catalanas, las estatales y las europeas. Y de realismo: no se trata de gobernar una Cataluña ilusoria, sino la que es.

No podía satisfacer a los nostálgicos ni a los soñadores. Intentó acercarse a los ciudadanos, no a los políticos ni a los politizados. A la mayoría de ciudadanos. A la Cataluña real, que cada vez es más plural y compleja. Que no es ni la añorada ni la inventada.

Tampoco la de quienes quisieran ignorar o borrar sus personalidad, su identidad, en aras de un irreal y forzado centralismo uniformista. Ni la de los ingenuos, atolondrados o fanáticos que piensan poder llegar a su patria soñada quemando fotos. Montilla propone superar el enfrentamiento secular, el ”dilema Cataluña-España”. ¿Es esto posible? Quizás demasiado simplista. La buena voluntad no siempre es suficiente. Sobre todo cuando en ambos extremos hay quienes vienen viven de este deilema.

El presidente de Cataluña se limitó a hacer un discurso de gestión, más que de líder romántico, y de reconocimiento de la situación, más que de inventor de lo que Cataluña no es. Esto no podía entusiasmar a los nacionalistas, ni del centralismo ni los periféricos. De ahí las airadas discrepancias del debate posterior con las otras fuerzas políticas, en el que Montilla se aplicó en derramar bálsamo, como es su estilo.

El sentido común –que agrada a las mayorías silenciosas- raramente enciende entusiasmos.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris