Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Elecciones a la vista! España es Jauja

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 29 de septiembre de 2007, 10:31 h (CET)
¿En manos de quienes estamos? Cuando se habla de la Administración pública todos entendemos que se hace referencia a aquellas personas que fueron elegidas para ocuparse de las finanzas de la Nación. Sin embargo, en muchas ocasiones, nos cuesta creer que quienes nos representan y tienen el poder de decisión sobre el destino de los dineros recaudados, cumplan con la diligencia y diafanidad exigibles sus cometidos. Casi me atrevería a decir que, muchas veces, sus actuaciones carecen de la honradez que se les puede pedir a quienes ejercen un cargo de tanta responsabilida. En todo caso, a menudo se producen situaciones que nos hacen pensar en que estamos gobernados y administrados por una hatajo de incompetentes que: o son unos ineptos o actúan con manifiesta negligencia en esta difícil tarea de maanejar los bienes públicos.

Pongamos por ejemplo las últimas ventas de oro del Banco de España (parece que Solbes dijo que este metal no era rentable). Según se comenta se ha vendido una cuarta parte de las reservas de oro que se custodiaban en sus cámaras acorazadas. A pesar de que se ha insistido repetidamente sobre ello, que yo sepa, todavía no se ha dado una explicación a la ciudadanía de los motivos por los que se llevó a cabo tal operación. En todo caso, fuere por lo que fuere lo cierto es que, desde que se vendió, el valor del preciado metal ha aumentado en un 10%; lo que nos lleva a la conclusión de que los responsables de tal saqueo han perjudicado a los españoles con miles de millones de pérdidas, que no se hubieran producido si el dichoso metal hubiera permanecido donde debiera estar: en los sótanos del Banco de España. Otro misterio que debieran aclararnos: la situación de la reserva constituida por el gobierno del señor Aznar como garantía del pago de las pensiones a los jubilados. Hace unos meses se nos informó de que el Estado pensaba invertir una parte de ella en renta variable, a lo que muchos nos opusimos con escaso éxito; pero, desde entonces, la bolsa ha experimentado importantes altibajos y, especialmente en los últimos meses, las pérdidas se han comido las ganancias de todo el año y los aires pesimistas que nos llegan de las bolsas americanas, sacudidas por la crisis de las hipotecas, no nos auguran unas perspectivas muy optimistas. Visto lo visto, no parece que la idea de poner en peligro el futuro de los pensionistas sólo con el fin de conseguir sacar más dinero para la Administración, fuera muy acertada y, en cualquier caso, creo que los ciudadanos nos mereceríamos una explicación detallada de lo que ha sucedido con los ahorros de las personas mayores.

Si nos fijamos en las autonomías -estos sacos insaciables que nunca están llenos y que parece que, a medida que la Administración Central va llenándolos de dinero se van agrandando y haciéndose más ávidos -, veremos que tampoco se quedan mancas en eso de despilfarrar el dinero de los impuestos. Vean por ejemplo el famoso PER de Andalucía, mediante el cual el PSOE se asegura un montón de votos, pero, no lo olviden, a base de nutrirse los impuestos de los sufridos contribuyentes, que se ven obligados a cotizar para que unos sujetos trabajen un tercio del año y luego vaquen el resto. Tampoco en Catalunya se andan con chiquitas los del Tripartit y los del Ayuntamiento que, si bien se las dan de ser de izquierdas y progresistas, no por ello renuncian a colgarse medallas y utilizar ostentosos coches oficiales (no sé por qué, ya que están promocionando con tanto interés el carril bici y el uso de este endeble vehículo como la panacea para descongestionar el tráfico en Barcelona; no lo utilizan ellos en lugar de sus coches oficiales). Prueba de todo ello es que, para poder inaugurar un túnel de las obras del AVE que, la enorme taladradora, abrió accidentalmente, antes de que las autoridades lo hubieran hecho; los próceres de ambas instituciones decidieron que, deprisa y corriendo, se volviese a levantar un muro para cerrarlo y así poderlo abrir de nuevo, con toda pompa y parafernalia, el día de su inauguración oficial. Lo malo del caso es que, este capricho de nuestras autoridades autonómicas, nos ha costado a la ciudadanía la bonita cifra de 300.000 euros. ¿No se hubiera podido dedicar esta bonita cantidad a un mejor uso?, ¿no hay, en Catalunya, gente necesitada a la que ayudar o enfermos a los que asistir que hubieran podido aliviar sus necesidades con una parte de este pico? Estas son las izquierdas que nos gobiernan, mucha fobia a las derechas, mucho presumir de igualitarios y de defensores de los pobres pero que, cuando llega el momento de administrar el dinero de los ciudadanos, prefieren emplearlo en su propio beneficio.

Contemplen el empeño del señor Zapatero, cuando en un año que apuntan vacas flacas (observen la volatilidad bursátil y saquen sus propias conclusiones), con una crisis anunciada por los economistas, se lanza alegremente a repartir el dinero del erario público para captar los votos que necesita para ganar las próximas elecciones. Parece que en España estamos atando los perros con longanizas y que no importa despilfarrar el superavit ni tomar precauciones para el caso de que la crisis económica tome cuerpo y debamos enfrentarnos a un periodo de recesión. Para el gobierno socialista no le importa nada lo que pueda suceder y, aparte de prometer cheque-bebé; ayudas directas para alquiler de viviendas; gratuidad de asistencia odontológica para niños y aumento de los sueldos a los funcionarios públicos; lo van a rematar aceptando la propuesta de Carot Rovira (a ver quien se despendola más) que incrementa la dotación de 2500 euros por hijo nacido a 3500, en el caso de madre soltera o familias numerosas. Parece que la bolsa del Estado lo puede aguantar todo; sólo falta ver en cuánto van a aumentar los impuestos para poder atender a tantos gastos. En cualquier caso, es muy curiosa esta repentina prisa por fomentar la natalidad cuando, apenas hace unos pocos años, aprobaron el aborto, despenalizándolo. ¿En qué quedamos, primero matamos el feto y luego promocionamos los nacimientos? ¿Hay alguien que pueda entenderlo? Y por si fuera poco el señor ZP se va a la ONU a alardear de ecologista y ofrece más dinero, nada menos que ocho millones de euros. ¡Viva la Pepa! Estamos en Jauja.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris