Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

XLII Concurso de sofismas y/o trampantojos

Ángel Sáez
Ángel Sáez
sábado, 29 de septiembre de 2007, 10:31 h (CET)
A cuantos, dentro de una semana cabal, el próximo viernes, 5 de octubre de 2007, cumpl(a-e)n años; especialmente, a ti, mi amada dama y definitiva musa, que, por si lo has olvidado, todavía me debes seis prometidas horas, seis, de cielo y sus correspondientes e imborrables recuerdos.

Al parecer, hace un par de meses, poco más o menos, fue convocado festivamente, a bombo y platillo, el XLII (cuadragésimo segundo) Concurso de sofismas y/o trampantojos, quedando en ese preciso momento abierto el plazo para poder presentarse al mentado y/o sobredicho. Finada la inyección o subvención dineraria que recibía anualmente de su alma máter, quiero decir, la Universidad, un error ciclópeo, colosal, mayúsculo, morrocotudo, tremendo (ésos son algunos de los adjetivos con los que determinados catedráticos –de diversas facultades-, que se han mojado al respecto, esto es, que se han comprometido al darnos su opinión, suelen acompañar su criterio coincidente y censurador de haber cometido un craso horror al dejar de sufragar la mayor parte de los gastos –no pocos, sí, pero prestigiosos- que originaba el mismo), desde hace un lustro, corre con el cuantioso montante (cada nueva convocatoria es mayor, mas, cual paradoja andante, deviene menos contante y sonante) que acarrea y ocasiona el premio un empresario hostelero y hotelero, que tuvo la genial idea de reservarlo sólo para escritores noveles, a fin de que a los galardonados los sendos cheques en euros que llevan aparejados los tres primeros premios les sirvan de pedigrí, quiero decir, de documento en el que conste y obre la clave que permita abrir y franquear sin mayores problemas las difíciles puertas de ese dedal o dédalo que es la Literatura; y con el señero objeto de leer y premiar a quienes han logrado urdir con palabras las más absurdas, apócrifas e inverosímiles ficciones.

El plazo para poder participar, a lo que se ve (más bien, por lo que uno colige e interpreta de cuanto lee), aún no ha terminado; porque, de otra forma, no se entienden muchas de las últimas urdiduras (o “urdiblandas”) trenzadas por servidor, el menda lerenda (usted, desocupado lector, ya sabe, para unos, E. S. O., un andoba de Cornago; para otros, “Otramotro”). Únicamente, teniendo en cuenta las férreas bases del certamen citado y la propia restricción del concurso, cabe comprender, asimismo, los recientes argumentos o aparentes razones aducidas por muchos aprendices, novatos o pipiolos, a quienes les ha dado por mezclar churras con merinas y así, de esos revoltijos, no me extraña que hayan salido bodorrios desopilantes, desternillantes, sí, pero, también, bodrios tan insensatos como insípidos.

Reconozco, sin ambages, mi absoluta incapacidad para hollar con suela firme y tacón lógico esos callados collados, es decir, para alcanzar a penetrar la niebla reinante en ellos y valorar en su justa medida las más frescas y tiernas creaciones hechas por los susodichos, sus (f)autores, en las que, verbigracia, si no todos, la inmensa mayoría de ellos sostienen las apuestas por sus apuestos textos (nada que objetar –cada quien es muy libre de echarse los faroles que le vengan en gana y de compartirlos o no con muchos o pocos- en este extremo –del paréntesis-), al defender la Filosofía que hace llorar de risa a los adultos y las Letras que se inclinan ante las niñas llorosas de los niños.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris