Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

De Rangún a Manhattan

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
viernes, 28 de septiembre de 2007, 13:28 h (CET)
Mientras los monjes birmanos plantan cara a la dictadura militar en Rangún, los estudiantes de la Universidad neoyorquina de Columbia se entretienen en el aula magna con el sátrapa de Pakistán, ridiculizándolo e inspeccionándolo de cerca, supongo que para encontrarle el elemento biológico o rasgo antropológico que determina su comportamiento cruel y bastardo. Los monjes se juegan la vida en la calle ante su dictador y por los aledaños de Manhattan, los jóvenes se cachondean de un dictador foráneo. Así está repartido el mundo.

Puede ser que con sangre, sudor y lágrimas, los monjes consigan librar a Birmania de la dictadura ejercida por el Consejo de la Restauración de la Ley y el Orden del Estado. Lo que me parece más difícil es que los estudiantes de Columbia, con sus burlas, convenzan a Pervez Musharraf de que se convierta a la democracia neoconservadora y adopte el american way of life, cambiando la masala de pollo por el Kentucky fried chiken. Más bien, me inclino a pensar que el drácula paquistaní se volverá a su tierra, como el jefe samoano Tuiavii de Tiavea volvió a la suya tras concluir su periplo europeo, a explicar a sus paisanos lo extraordinariamente absurdos y desalmados que son los papalagi. Así, animado por la empatía causada en su pueblo, Pervez Musharraf se sentirá con fuerza suficiente para declarar la Guerra Santa a los hijos de McDonald’s y puede que hasta se anime a mandarles un regalo en forma de pepino que vuela y explota cuando cae a tierra. Reconozco el valor que han tenido las autoridades universitarias para invitar a su claustro al líder paquistaní, contrariando la opinión de la Casa Blanca, pero no sé yo hasta qué punto ha sido una buena idea.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris