Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Educación sexual obligatoria

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 27 de septiembre de 2007, 22:15 h (CET)
Los embarazos no deseados en las adolescentes, y posteriores abortos, están aumentando en nuestro país de forma considerable: casi diez mil embarazos en menores de 18 años en 2005, y un 11% de las mujeres menores de 20 años ya habían tenido un aborto previo. Según el informe de la Sociedad Española de Contracepción (SEC) (http://www.sec.es/), sólo tres de cada diez adolescentes ha ido a informarse a un centro de Planificación familiar.

Lo más grave ocurre en Andalucía, donde la estadística de abortos no sólo nace entre las niñas de 10 a 14 años, sino que ha aumentado un 460% en los últimos diez años. ¿Qué está pasando?

Al igual que el presidente del SEC, Ezequiel Pérez Campos, pienso que esta estadística se reduciría si los jóvenes pudieran acceder a la ‘píldora del día después’ sin receta, algo obligatorio ahora mismo. También ayudaría a que todas y cada una de las farmacias expendieran preservativos, algo que no ocurre en aquellas cuyos propietarios eluden su responsabilidad a sus creencias religiosas.

A pesar de los tiempos que corren, donde la información sobre el sexo está al alcance de cualquiera, y la práctica del mismo con diferentes personas es muy habitual, los preservativos todavía causan rechazo entre muchos jóvenes y adolescentes. A pesar de ser conscientes de que existen enfermedades como el SIDA, entre otras muchas.

Las empresas que fabrican preservativos se han adaptado a las necesidades de la sociedad actual, lanzando nuevos y revolucionarios productos, pero se han olvidado de reducir el coste final al consumidor, lo que resulta determinante para que muchas personas rechacen su uso.

Mientras los políticos y la sociedad dedican tanto tiempo a debatir si la asignatura de Religión debe ser o no obligatoria, harían bien en implantar la Educación sexual de forma urgente, como ya ocurre en Argentina. Y los padres, en casa, que empiecen a perder la vergüenza a hablar de este tema con sus hijos, porque todo lo que no aprendan debidamente en su casa lo harán de forma irresponsable en la calle. A la vista está, año tras año, cuáles son entonces los resultados.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris