Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Manipulación de multitudes

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 26 de septiembre de 2007, 23:06 h (CET)
Todos recuerdan a ese tipo de personas que en su ambición por alcanzar el poder público, en cualquier porción en que lo alcancen, descubren con su encumbramiento intenciones ocultas que traían consigo. Se sirven del “servicio a los demás”, que es lo que tendría que ser un cargo, para desarrollar un programa que no figuraba en ninguna parte de su discurso electoral, algo así como el “as en la manga” que traía oculto el tahúr del Missisipi.

La oferta electoral de la pasada “Noche en blanco” madrileña, no hubiera empujado a la gente a llenar de votos la urna para elección de alcalde de Ruiz Gallardón. Ni le hubiera ayudado a dejar perdido en la distancia a aquel penosillo contrincante (Miguel ¿Qué?), al que con “delicadeza” le puso ZP delante. Más bien pareció que el primero fuera candidato gubernamental y de la oposición, lo que se dice de consenso. Lo cual da que pensar.

Dejando aparte que el “gran éxito” de la convocatoria ha sido reconocido por los mismos que la habían organizado, el festejo no ha suscitado entusiasmos, según se desprende de los comentarios de periodistas (no pagados), y de “bloggeros” independientes que se expresan en parecidos términos al que sigue: “La verdad, fue muy triste ver como mucha gente, mas que en sábados habituales, caminaba buscando algo que hacer o se sentaba aburrida en la Puerta del Sol, la c/ Arenal, la Gran Vía, y demás lugares de un confundido Madrid. Lo que se suponía iba a ser una noche interesante, se convirtió en otro sábado mas, pero peor, por que como bobos, todo el mundo buscaba algo de la cacareada Noche en blanco; que, digo yo, que es bonito pasear sin coches, pero ni siquiera eso era cierto, por que se colaban por todas partes. Para mí fue una noche fracaso, quizá otros tuvieron mas suerte, pero a mí, que no me esperen la próxima vez.”

También en Roma se hace la “Notte biancha” desde hace tiempo, y en París, en Riga, y en Bruselas... Se ve que un nexo ideológico, o afán de imitación, convoca a sus respectivos entes organizadores. El uso de sucedáneos de cultura burguesa e institucional es escandaloso, algo equivalente al fracasado Forum de las culturas barcelonés de Maragall y colegas. Las calles reúnen a gentes para dar paseos nocturnos de sábado, para ver y ser vistos por vecinos o compañeros de trabajo a quien saludar llamando la atención como la técnica más barata de notoriedad. Cualquier urbano paseo provinciano tiene esa misma finalidad, pero a sus horas, y acrisolada por siglos de tradición.

Al “acontecimiento” sólo le faltó que abriera El Corte Inglés. De momento, que todo puede ser, los animadores se desgañitaron en anunciarlo y en “reconocer”, más tarde, el éxito alcanzado entre el deslumbrado vecindario madrileño. El Ayuntamiento, la cadena Ser, el Círculo de Bellas Artes, y algunos más, todos tienen el mismo tufillo rector de afinidad ideológica que se agrupaba entorno de un recién finado editor (q.e.p.d.), librero. y exitoso hombre de negocios.

El esfuerzo manipulador por introducir nuevas costumbres a expensas de la noche, y de “cultura” propia del Retiro en domingo, es patente; y, estrechamente ligado al alcalde que despojó Madrid de angelitos, belenes y demás tradicionales ornamentos navideños, que fueron sustituidos por inmensas sábanas blancas luminosas de lado a lado de la calle. Se ve que lo de las sábanas está muy extendido, de antiguo, entre “fantasmas”. Sólo un “inocente” espectáculo, como el fútbol, es capaz de movilizar masas, y sin manipulación de clase alguna.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris